Pizzuto; la esperanza

Por: / agosto 4, 2020

Y entonces, cuando Brasil se coronó otra vez campeón del mundo U-17, nombraron a un futbolista mexicano como el balón de bronce del mundial. Un chico surgido de las fuerzas básicas del Wellington Phoenix, cuyo apellido destacaba de entre el resto y; que portaba el gafete de capitán. Eugenio Pizzuto posó para la foto y no sé porqué, pero sentí algo especial en ese momento.

 

Formado en Nueva Zelanda, pero recién llegado al Club Pachuca, ‘Euge’ comenzó a cosechar triunfos importantes y a sostener en sus hombros a esos compañeros de equipo con los que ganó -en categorías inferiores- y perdió títulos del fútbol mexicano. Otro peón importante para la cantera tuza se comenzó a mover hasta convertirse en referente.

 

Lamentablemente, la noche de su debut en liga; aquella que debía ser perfecta, se fue al carajo cuando siete minutos después de su ingreso, el joven mexicano se fracturara la tibia y peroné de la pierna derecha y saliera auxiliado por el cuerpo médico. El dorsal 248 entró y salió muy rápido del césped que alberga el Estadio Nou Camp.

 

Tristísimo fue verlo lesionarse solo, como el hecho de pensar que con tan solo 18 años su carrera estuviera estancada. De por sí el 2020 ha sido un año para el olvido total, y aunque los días pasaban, no llegaba una noticia tan trascendental como la de leímos hace apenas cuatro días.

 

Despertamos todos y aquel joven que ni los 10 minutos completara en nuestra primera división, era presentado con el dorsal 15 en Lille. Francia y México de nuevo se conectaron para brindarnos una alegría enorme a nosotros, que sabíamos lo importante que es (aun siendo tan joven) ‘Pizzu’.

 

Es el tercer mexicano que jugará en la Ligue One. Los otros dos, bueno; los conocemos perfectamente. Rafa Márquez siendo partícipe de grandes victorias con el Mónaco y Guillermo Ochoa como figura de aquel Ajaccio que peleó hasta el final por no perder la categoría. Dicho sea de paso, el ritmo del fútbol francés no es tan rápido comparado con las otras tres ligas top europeas, pero sí un poco más que el italiano. Sinceramente creo que no pudieron hacer una mejor elección ambas partes.

 

Eugenio, no sé qué te depare en Europa; pero tengo una buena corazonada. Ya espero verte debutar y que este trampolín que elegiste, te sirva para poder callar bocas y hacer una trayectoria envidiable. Ojalá se haga realidad y puedas ser otro referente más, de esos que ocupamos en una copa del mundo o en cualquier charla en donde la gente nos pregunta: ¿y tú país qué futbolista top tiene?

 

De los niños héroes que se perdieron en el camino, ha salido uno para alzar la mano y ser una nueva esperanza para el futuro inmediato de nuestra selección nacional. Yo lo creo y sé que él también.

Comentarios