Niños héroes, vapuleados

Por: / noviembre 20, 2019

Sigo triste y soy de los que se atrevieron a decir que fue una treta ese partido del domingo por la noche. Brasil, como sede no podía perder el interés principal del mundial Sub-17, obvio no. Y aunque digan que el fútbol es así, se vio mal el arbitraje de los lituanos en la final del mundial juvenil.

México había hecho la hazaña (de nuevo) al meterse entre los mejores cuatro. Sacar a Holanda, significó un boleto directo al partido más especial. Cinco finales en la historia para el combinado nacional, iban por la tercera… de pronto aparecieron los fantasmas de la URSS y Nigeria, para decirle a Brasil que debía remontar sobre la hora.

Tristísimo que marcaran penal inexistente, como lo fue perder ante la localía. Más, por cómo trabajó el partido el equipo nacional. Sinceramente cada generación me llama poderosamente la atención por sus elementos destacados. Acá todos los reflectores de los llevó el capitán, Pizzuto. Aunque el cuadro titular fue compacto y ligero al presentarse en cada cotejo.

La obligación ahora es seguir con el proceso. No deben olvidar jamás cuál es la intención primordial: el futuro. Dejar a un lado la continuidad, implica truncar la carrera de jóvenes brillantes. ¿Qué habría sido de Paul Pogba sin darle las chances necesarias? Pregúntenselo una y otra vez, hasta que lo entiendan.

Yo, creo en estos nuevos talentos. En lo que pueden llegar a darle a nuestro escudo. Pero quien decide y maneja esos rublos, nunca seré yo. Así que, mi única plegaria es que no dejen caer a estos chicos durante los próximos años. Ellos mismos deben ser la base del Sub-20 y posteriores equipos. Soñaron en grande y estuvieron a nada de cumplirlo, es lo mínimo que pueden hacer por ellos.

Lo que jamás han podido los adultos, siempre lo superan los niños. Es por eso, chicos, que les aplaudo su gallardía para jugar y les ruego: sigan escalando para triunfar más. Cada país tiene diamantes en bruto que darle al mundo futbolístico, el nuestro no es la excepción. Brindo por ustedes, chamacos, para que en unos años podamos verlos en otra final; pero ahora de un mundial a nivel selección mayor.

Comentarios