Nada está escrito

Por: / enero 20, 2021

De todos los grandes equipos que quisieron vencer al Bayern Múnich desde antes de su reinado en Europa, tuvo que aparecer uno de segunda división, que sacó el temple en un solo partido y se impuso con cátedra para continuar con su sueño de alzar la Pokal.

 

¿Pero quién es este modesto club que logró tal hazaña? Se los cuento: es uno de los equipos más antiguos de Alemania, fue fundado en 1900 en la ciudad de Kiel. El Holstein solo tiene un título de liga, el cual consiguió hace 109 años. Otro típico David que tenía que enfrentar no solo a Goliat; sino a la historia por completo.

 

Por la jerarquía del conjunto bávaro y por presentar a su alineación titular, este milagro entra en mi selecto grupo de historias románticas que contar. Fue fantástico ver que el amo del futbol teutón no pudo contra un modesto equipo azul, vestido de negro, en los 90 minutos y en la tanda de penaltis. Ni Neuer, ni Kimmich, ni Gnabry, ni Lewandowski pudieron superar a esos 11 guerreros que concretaron una de sus mejores noches en su estadio.

 

Desde hace unas semanas se vinieron dando resultados increíbles -pero no inexplicables- en los torneos coperos de algunos países; como el Atlético de Madrid que fue eliminado por UE Cornellà en la Copa del Rey y el Leeds United del ‘Loco’ Bielsa que se despidió de la FA Cup a manos del Crawley Town. Ambos clubes no están ni siquiera en la segunda división local. Pese a esos resultados, ninguno me pareció tan importante como ese del modesto Kiel sobre el gigante alemán.

 

Como todos sabemos, se viene el Mundial de Clubes de la FIFA y eso implica un esfuerzo mayor por parte del monarca europeo para tratar de emular lo que en el 2013 consiguió: su campeonato del mundo. En el camino no hay otro rival que, dentro del papel, se le interponga más que su similar sudamericano. Pero ahora, con este puñetazo que han recibido, quiero pensar que hasta los equipos de otras confederaciones podrían dar una grata sorpresa.

 

Cuando el Tottenham Hotspur jugó contra el Marine FC, equipo de octava división, realmente volví a retomar las palabras de los sabios para refutarlas: nada está escrito en el mejor deporte del mundo. Nada. Y sería una blasfemia para el futbol pensar lo contrario.

 

Ya basta de señalar que estoy exagerando con esto, porque los hechos hablan por mí y la historia lo sabe. Este deporte es incomparable, le duela a quien le duela. Quién sabe en el futuro qué otros resultados aparezcan para volver a confirmar lo que hoy estoy escribiendo; pero la verdad es, que nunca podrán cerrarse al cien las apuestas de cualquier cotejo.

 

El Kiel lo hizo y pase lo que pase, ahí va a quedar su registro en los anales de la Bundesliga y en general del mundo futbolístico. Así como él, otros se han atrevido y aunque se llegan a olvidar con el paso del tiempo, en la memoria de los hinchas seguirán tatuados esos recuerdos. Por y para siempre.

 

Porque los milagros existen y si no saben en donde se manifiestan, se lo repito una vez más: en el futbol siempre llegan a suceder.

Comentarios