Maratonista discreto

Por: / diciembre 26, 2020

La semana pasada se entregaron los premios FIFA a lo mejor del mundo futbolístico. Hubo muchos aciertos, como al mejor futbolista del año, que sin ninguna duda era Robert Lewandowski. También hubo injusticias como en la mejor dirección técnica y dudas, como en el premio puskás al mejor gol; pero si en algo acertaron de forma rotunda: fue en el premio al mejor aficionado del mundo.

 

Marivaldo Francisco da Silva, ciudadano brasileño de 48 años, que perdió su empleo en 2016 y a la par de tener escasos recursos, se vio afectado de manera anímica y económica. Su único refugio, en donde siempre ha encontrado motivos para vivir, lo mantiene en su amado Sporting Club do Recife. El equipo de sus amores.

 

Fundado en 1905, el Sporting es el club brasileño más importante de la ciudad de Recife. El león como insignia y los colores rojo y negro como su bandera; este equipo tiene en su palmarés -aparte de un ascenso y una copa de la liga- solo una liga del campeonato brasileño de futbol. Pese a ello, como cualquier club en el mundo, mantiene apasionados a sus hinchas y uno de ellos; el más fiel me atrevo a decir: es Marivaldo.

 

Este hombre declaró que desde joven siempre ha ido a los partidos del Sporting en el Estadio Ilha do Retiro; pero desgraciadamente, poco antes de perder su empleo dejó de viajar en los camiones locales, para caminar 11 horas seguidas, cruzando tres ciudades y así, llegar al inmueble justo antes de que empiece el cotejo. «Salgo de mi casa en el día y llego cuando está cayendo la noche. Muchas veces debo regresar igual a pie, caminando otros 64 kilómetros, pero si mi equipo me regala una victoria, eso hace que valga la pena», mencionó este hombre en una entrevista.

 

Pombos es una localidad paulista que se encuentra en Pernambuco. Ahí, dentro del árido y desértico paisaje, Marivaldo tiene su hogar. Y como todo buen devoto al futbol brasileño, desde el primer momento en que conoció al Sporting, no dudó en que ese club estaría para siempre en su corazón. Pocos comprenden el significado secreto que hay dentro de cada equipo futbolístico en el mundo; pero los que llegan a hacerlo, traen la mente conectada en otro universo. Podrán decir mil cosas sobre eso, pero la realidad es que somos solo algunos los que entendemos a la perfección la pasión de este brasileño, muchísimo más allá de los kilómetros.

 

La razón por la que el mundo supo de este hincha, fue por un reportaje que le hicieron en el cual narran un día de partido, desde que se pone el jersey rojinegro, hasta que llega al estadio con las piernas fundidas. El enterarme de esta historia, sin duda fue una de las mejores cosas que pudieron pasarme en este año. Él y su pasión sin fronteras, son el ejemplo claro de que el amor sí existe y también; de que nada es imposible cuando se lucha con todas las fuerzas que se tienen.

 

Pese a recibir su galardón; este hombre dijo que nunca dejaría de caminar todas esas horas para ver a su amado Sporting. Porque el amor por un equipo, no solo se vive de a rato; sino día a día fielmente. Las lágrimas brotan de nuestros ojos al enterarnos de estas hermosas historias. Y hay más en todo el mundo, pero hoy le tocó a él; a Marivaldo, un hombre que sumando sus kilómetros recorridos cada semestre: ya hubiera ganado la maratón de Boston más de 100 veces.

Comentarios