La vida sin futbol

Por: / mayo 16, 2020

¿Alguna vez imaginaste la vida sin futbol? Pues bien, así sucedió. El tiempo inexorable continuó su marcha sin un balón a su lado. Un presente inerte.

El futbol ocurre en la cancha; a las afueras del estadio; al salir de casa; mirando desde la pantalla del televisor la puesta en escena y claro, en la imaginación. ¿Pero qué sucede cuando este melodrama se suspende?

Los fieles y apasionados en un esfuerzo de agonía, tuvieron y debieron encontrar remedios para llenar ese vacío. Evocar momentos históricos hasta el hartazgo, pero la veleidosa vida es más que solo rememorar. La incertidumbre ante un guion que se escribe sobre el césped es necesario para salir de un trance que apaga las emociones.

Más que recordar hay que vivir: ¡Vivir y esbozar una infinita sonrisa! Un corazón que pareciera estallar al maravillarse con ese absoluto que es la fiesta del futbol. Banderas ondeando, gritos y cánticos clamando por la victoria: tambores golpeados llenos de un ritmo enérgico, y ese collage de colores que estalla en los sentires de los devotos.

El telón se ha abierto de nuevo. Y las gargantas que ansiosas quieren transpirar el grito de gol aguardan impacientes el silbatazo inicial, ese que esperan no se acabe nunca. El futbol como realidad que converge en la fantasía.

Comentarios