Mundial de clubes 2019 monterrey Liverpool

La hazaña inútil

Por: / diciembre 16, 2019

El futbol mexicano mira la gloria de lejos. Cero Copas Libertadores ganadas; cero finales de Mundial de Clubes jugadas; un título de Copa Sudamericana, hace ya trece años.

Se podría decir que esos lugares están reservados para la realeza del continente, pero lo cierto es que equipos como Once Caldas e Independiente del Valle fueron campeones de América (2004 y 2016) cuando nadie daba un peso por ellos, y que dos equipos asiáticos y un africano han disputado la final del mundialito frente al campeón de Europa. Sin olvidar que Sao Paolo y Corinthians (2005 y 2012) dieron respectivos batacazos para alzarse con el título mundial.

Hay momentos históricos para clubes mexicanos. Nadie puede negarlo, pero, con el paso de los años, bien cabe preguntarse para qué sirvieron. Necaxa venció al Real Madrid y al Manchester United en el 2000. Durante los siguientes años, los Rayos no solo fueron incapaces de coquetear con el título liguero, sino que cayeron, dos veces, en las profundidades del descenso.

Todos los subcampeonatos de Cruz Azul evocan una tristeza irremediable, excepto uno: la final de Libertadores contra Boca Juniors. Aquel equipo es tan célebremente recordado no por haber conseguido el éxito que tanto se les resbala hasta el día de hoy, sino por la derrota misma (por la forma de perder, le llaman); sin embargo, las hojas en el calendario acumularon un sinfín de tristezas más para ellos. Nunca volvieron a perder con tanto decoro.

Otros clubes mexicanos han cosechado triunfos ante equipos importantes de Sudamérica y contra europeos en partidos amistosos —que no dejan de ser los partidos más irrelevantes que puedan conocerse—.

La realidad demuestra que nada en el balompié azteca ha sido sustancialmente distinto luego de aquellos cotejos que hicieron estallar de júbilo a los vencedores y de rubor a los superados.

Claro que es noticia, por varias horas quizá, que el Barcelona pierda 4-1 en la pretemporada, aunque después el equipo ganador atraviese años de vergüenzas en los que hasta un partido amistoso se vuelve entrañable.

Por separado y en conjunto, todas las hazañas —si es que se les puede llamar de ese modo— conseguidas por los clubes mexicanos han sido profundamente inútiles. Ninguna victoria, por más histórica que haya sido, resultó semilla de un cambio estructural. El futbol mexicano fue el mismo antes y después de las noches más gloriosas de sus equipos en la escena internacional.

Rayados puede ganarle al Liverpool, porque nada está escrito. Sería un triunfo para enmarcar, sin duda. Pero podría ganar hasta por accidente o casualidad. El resultadismo traduciría esa victoria como un logro único e irrepetible.

Ahí radica la inutilidad de los triunfos y la escases de gloria para el futbol mexicano: mitificar “triunfos históricos” y asumirse incapaces no solo de volver a conquistarlos, sino hacer de ellos un punto y aparte: el tan afamado “un antes y un después”.

El parteaguas para el futbol mexicano no devendrá de un hipotético triunfo el miércoles. Es buena hora para comprender que ni el prestigio ni el crecimiento futbolístico dependen de un partido.

Si Monterrey pierde, nada se moverá de lugar. Si Monterrey gana, júbilo fugaz y repentino, pero al final del día, como tantas más, una hazaña inútil.

Hazaña inutil rayados liverpool

Comentarios