Historias de la Merced ¡Ahì va el golpe!

Por: / febrero 5, 2016

Linterna Informativa/@magana_per

¿Qué es lo primero que se te viene a la mente cuando escuchas «la Merced»? ¿Comercio, antigüedad, violencia, inseguridad, comida, baile? Bueno pues Norma Yolanda Contla Piña quien redactó el trasfondo del barrio de la Merced y su trascendencia a partir de los años 4o y 50 en la exposición “Historias de la Merced ¡Ahí va el golpe!” en el Centro Cultural de España de Susana Casarín (fotógrafa) y con el apoyo del Instituto Nacional de Antropología e Historia; estando presentes en esta inauguracion  el Director del Centro Cultural de España y la Coordinadora General de Difusion del INAH  Maria Teresa Franco hicieron realidad este proyecto.

Susana Casarin quien tuvo la fortuna de crecer y desarrollarse en el barrio de la Merced, nos comenta que los locales que existen actualmente en las calles de esa zona, no existían, ya que eran pasillos llenos de platas y árboles, así como las mujeres saliendo sus hogares muy elegantes con sus abrigos, y no se diga de los comerciantes, hombres vestidos con camisa blanca y pantalón de vestir.

Ana Karen M Pérez

Ana Karen M Pérez

Algo que caracterizaba a este barrio era la honestidad de palabra, no existían los cheques, no había depósitos, y en lo único que podían confiar al momento de hacer un pago era en la palabra, así como la unión entre los comerciante y las mismas personas que habitaban es ese lugar, actualmente podemos observar que ha surgido un retroceso en ese aspecto , ya que todo ese contexto tan formal se ha ido perdiendo poco a poco y con mucha facilidad.

El trabajo rudo y fuerte es lo que vivió Doña Panchita quien llegó a vivir a ese lugar a los 14 años, se casó e infortunadamente su marido se murió; siguió trabajando, fue trabajadora doméstica y por segunda ocasión se casó y su marido falleció. Con 7 hijos, Doña Panchita hizo crecer su negocio y con una lucha constante, sinceridad y jornadas fuertes de trabajo saco a su familia adelante; ahora es una de las primeras comerciantes de ese lugar.

Así es como cada uno de los lugares que se encuentran en nuestra Cuidad tiene historia, y aún siguen teniendo vida.

Comentarios