Frustración

Por: / octubre 23, 2019

Después de un día raro en viernes, llegué a mi hogar y prendí la televisión. Los rojinegros del Atlas se despachaban al Puebla en los últimos minutos y yo buscaba algo para comer mientras esperaba a mis padres. Lo que siguió me dejó marcado como espectador y, aún más, como amante del fútbol. Tuvo que ver con el partido Veracruz v Trigres. Tuvo que ver; con la protesta fallida.

Primero quiero enfatizar mi asombro: yo nunca había visto que los futbolistas no quisieran jugar al fútbol. Eso, literalmente, me abrió la boca y permitió que dejara tantito el celular, para prestar más atención a las acciones. Segundo, creo que la actitud de Tigres a todos nos hizo enojar, por el simple hecho de no tener respuesta del rival y aprovechar la situación para marcar en dos oportunidades.

Veía a Sebastián Jurado y quería transportarme al inmueble para encarar a Gignac y decirle que tuviera el respeto suficiente para irse a los vestidores y no presentarse en lo que restaba del encuentro. Lástima que no pasan ese tipo de cosas. Menos en nuestra liga tan agridulce e incierta.

Yo, obviamente recrimino al actual campeón por su falta de palabra y por su indiferencia ante la problemática actual del Veracruz. Como dijo Chaco Giménez: “eso ni en el barrio se ve”. Cuando tus oponentes no se mueven, tú tampoco lo haces. Pero el profesionalismo les ganó y pasó lo que tuvo que pasar. Y aunque hoy sean un equipo sumamente competitivo, para mí Tigres seguirá siendo diminuto.

Es tristísimo que -después lo declararon los mismos miembros del equipo escualo- si había un acuerdo previo, se rompiera el mismo. Y en contraste con los demás equipos que sí respondieron ante este convenio, al no jugar por un minuto completo, pienso que la jornada se manchó del todo. Bueno, eso hasta que se diera la pelea campal en el Alfonso Lastras.

Me da pena este Apertura. Ha sido muy melancólico. Considero que a falta de cinco fechas: los mismos de siempre estarán en la liguilla. América y Tigres en semifinales y por ahí, podría haber otra sorpresa más. El caso de infortunio por parte de Veracruz, seguirá llamando la atención y acaparando las notas de cada fecha.

En la Liga MX, un océano de probabilidades y escenarios increíbles, ya nada me sorprende. El descenso pide a más de un equipo en segunda y la oportunidad está para seis instituciones. Desde hace rato hay controversia. Yo no dudo que en algún momento desaparezcan más de dos equipos, pero; actualmente, la solidaridad no existe y todos quieren burlase de los Tiburones Rojos. Que por cierto: nunca debieron volver a tener su plaza en la primera división.

Comentarios