WE ARE THE CHAMPIONS ft. CHIVAS FEMENIL

Por: / noviembre 28, 2017

Las mujeres han hecho la diferencia en cualquier rama. En la guerra, fueron quienes curaron y atendieron a los soldados heridos. En la historia, muchas tomaron el lugar de heroínas y salvaron a su nación con actos sublimes de valor. En la política, lucharon incansablemente hasta poder obtener voz y voto para elegir a sus mandatarios y, en 19 países actualmente, sus mandatarios son ellas. En la sociedad, demuestran su labor en los oficios más fáciles y en los más difíciles. Para ellas nunca hubo nada inalcanzable. En el fútbol, le han enseñado a todos, ser igual a los hombres: aguerridas, entregadas, competitivas y sobresalientes.

Aún recuerdo esa final emocionante entre Japón y Estados Unidos. Fue hace seis años, era el mundial femenil celebrado Alemania. Las niponas se alzaron de la desventaja y explotaron después de un soberbio gol por parte de Homare Sawa. Después, vencieron 3-1 en penales a las norteamericanas y levantaron su primer Copa del Mundo (femenil). Aquella tarde en Frankfurt, las futbolistas me dejaron claro algo: ellas también pueden darlo todo en la cancha.

Tuvo que ser 2017 para que, en nuestro país, por fin le dieran a las mujeres; la oportunidad de probarse profesionalmente, en el mejor deporte del mundo. El señor Decio de María presentó la: Liga MX Femenil. Dicha liga estaría conformada por 18 equipos (los 18 equipos de primera división) y jugarían en grupos. Después de las jornadas normales, llegó la clasificación. Equipos como lo son Pachuca, Tigres, América y Chivas; mostraron su poderío y nos brindaron dos semifinales estupendas. Al final, quedaron dos: Pachuca y Chivas. La primera final femenil en la historia de nuestro país.

Leí en Futbol Total, una nota sobre la historia de cinco futbolistas que cumplieron su sueño. Una, ya con recorrido amplio; las demás, debutantes. Y me conmovió leer que las cinco eran agredidas en las canchas. Ellas jugaban en equipos de varones (esto debido a los escasos clubes femeninos) y, cómo jugaban mejor que algunos hombres, escuchaban a los padres decir: “No te compadezcas, éntrale duro”, “Si va a jugar que se aguante”, “Saquen a esa niña, se va a romper las uñas”. No me quiero meter en rollos de igualdad y de más; pero creo firmemente que todos tienen la misma oportunidad de probarse en lo que les gusta. Ellas, lo han demostrado.

La final de ida fue sorpresiva: las tuzas derrotaron a su rival 2 a 0. Llevaron ventaja para la vuelta y parecía que el Club Pachuca (femenil) alzaría la primera liga de su categoría. No fue así. Las Chivas se levantaron y, en su estadio, dieron vuelta al marcador global (3-2). Emocionante partido, tenía muchos meses que no escuchaba al Estadio Chiva tan eufórico. Sonó el silbato y las chicas rojiblancas saltaron de júbilo. Eran campeonas.

Si tengo que resaltar a dos futbolistas que hicieron esto posible sería a ustedes: Blanca Félix y Norma Palafox. La portera del rebaño sagrado mantuvo seis veces su portería en cero en la temporada y fue pieza clave en la semifinal contra América para evitar las anotaciones azulcremas. La delantera rojiblanca quedó como campeona de goleo (6 tantos) y anotó el 3-0 definitivo en la final de vuelta. Sin mencionar, que acaparó los reflectores con su baile en los festejos de cada anotación que convirtió. Ellas dos, junto con todo el plantel hicieron la hazaña y se levantaron como vencedoras.

Dudo que Freddie Mercury supiera, que al escribir una canción más, ésa sería tomada cómo himno deportivo en la victoria. Y es que cada vez que suena Queen en los estadios; acabando alguna final, llega un momento único. Un momento perfecto de celebración. Gracias chicas, le callaron la boca a muchos con su talento. Hicieron que más de una, quisiera ir a probarse a las fuerzas básicas. Movieron al país y saturaron estadios. Le dieron honor y orgullo a su familia. Y al fútbol mexicano: lo llenaron de gloria e historia pura.

Comentarios