Dos noches de baile y colores: Milky Chance en México

Por: / abril 5, 2018

Las noches del 3 y 4 de abril, El Plaza Condesa abrió sus puertas para recibir por primera vez en México al dúo alemán, Milky Chance y con dos fechas vendidas en su totalidad, nos demuestran por qué su éxito apenas comienza.

Antier, alrededor de las 20:00 hrs., el Plaza ya estaba casi a su máxima capacidad, lleno de jóvenes ansiosos por ver a sus ídolos; a las 9:12, Clemes Rehbein, Antonio Greger y Philip Dausch  ya se encontraban en el escenario para hacer bailar a todos con “Blossom” a propósito del lanzamiento de su segundo álbum seudónimo y motivo de la gira.

Luego de un par de canciones más, Rehbein interrumpió la euforia solo para decir en un claro español “Estamos muy contentos de estar aquí”.

Foto: Daniel Cardeña Galván

“Flashed Junk Mind” en definitiva fue la canción que hizo brincar a todos y bailar hasta el cansancio, no sin tranquilizar un poco a los fans con un solo de armónica de Greger en “Peripeteia”, en seguida, se hizo una breve pausa para que Rehbein nos recordara que era la primera vez que la banda se presentaba en México y lo agradecidos que estaban.

Luego de canciones como “Ego”, “Running”, “Cocoon” y “Doing Good” fue turno de “Bad Things” y aunque la ausencia de la voz de Izzy Bizu fue notoria, Clemens logró sacarla adelante haciendo señas de amor y paz seguidas de corazones que  el público imitó para así  llenar el recinto de amor.

Con “Cold Blue Rain” Greger nos demostró lo que es capaz de hacer con una armónica que no solo nos remitió a la melancolía sino a la fiesta y la diversión. Fue turno de “Fire Bird”, “Clouds” seguido de “Stay”,  la única canción que logró dar un respiro a la audiencia para seguir con la celebración.

Foto: Javier Cázares

Por otro lado, después de 15 canciones, Milky Chance sabía que el público no se iría contento por lo que agregaron sus más grandes hits al ya famosos encore, “Stolen Dance” y “Sweet Sun”, mismas que los catapultaron a la fama, siendo la segunda el mejor momento para Greger que brincó hacia el público para unirse a la fiesta y terminar con la fantástica velada.

Con apenas dos álbumes de estudio, la banda ya cuenta con miles de seguidores que van en ascenso y continúan desmostando de qué están hechos.

Comentarios