Turín como testigo

Por: / abril 10, 2018

Me quedé sin voz, me quedé sin palabras. Nadie se lo esperó, menos en ese panorama. La competencia entre los dos mejores futbolitas del mundo, creció el pasado martes, cuando Cristiano Ronaldo anotó un gol antológico ante la Juventus en la Liga de Campeones.

El tema ya ni es discutible: el Real Madrid tiene otro hijo favorito en competencias europeas. Pasaron 11 meses desde aquella final en Cardiff, y los bianconeros aún tenía el trago amargo resbalando por su garganta. Por increíble que parezca, se repitió una vez más el encuentro, ahora en los cuartos de final de esta nueva edición.

Aún no terminaba de sentarme bien en el sofá y CR7 marcó el primero de la noche a los escasos tres minutos de haber iniciado el encuentro. Transcurrieron acciones no tan relevantes y de pronto, la historia estuvo presente en la hermosa cancha del Juventus Stadium.

¿Recuerdas todos los partidos en donde lo intentó? ¿Recuerdas que los críticos decían que no lo podría hacer? ¿Recuerdas todas las veces que te reíste de él? Sabes, querido amigo, tu error es creer que ya lo viste todo; porque en la era de Messi y Cristiano, aún no terminan de suceder momentos importantes.

Daniel Carvajal, levantó la pelota sin ninguna seguridad de encontrar a un rematador. Cristiano Ronaldo observó y siguió la jugada, su olfato goleador lo levantó del suelo a una altura de 2.38 m, para encontrar el esférico y anotarle de chilena a Gianluigi Buffon.

Explotamos todos los que vimos ese gol en vivo. Zidane se llevó las manos a la cabeza, Isco sonrió en grande, Ramos corrió para festejar, Barzagli supo que contra eso; no puedes hacer nada, Buffon bajó la mirada y todo el inmueble le aplaudió al lusitano. Ronaldo hizo algo fantástico e inolvidable, después de los aplausos, reconoció al público y les dio las gracias en forma de disculpa por lo acontecido en su casa.

Marcelo se encargó de sentenciar la eliminatoria con otro tanto más, para que el marcador quedara con un 0-3 a favor de la visita. Sin duda, lo que desató más mi sentimiento, fue ese abrazo de ‘Gigi’ a CR7. Eso es humildad y profesionalismo puro. Reconocer, que te hicieron una barbaridad, no todos lo pueden hacer. El partido de la semana (como era de esperarse) y punto final.

Aclararé una vez más: yo no soy (ni seré) fan del Real Madrid. Ni del Barcelona, ni del Bayern, ni de la misma Juventus. Yo soy hincha del Chelsea y así será siempre. Que apoye a los equipos ya antes mencionados, en algunos partidos; es diferente. Como analista, reconozco la grandeza y superioridad de los rivales. Hoy en día, no hay equipo más enorme que el actual monarca de la Champios League. Así de simple.

Vivimos en una era privilegiada, que quizá, no superará ninguna otra en el futuro. Vivimos en la era de ellos dos, y tú los conoces bien. Siéntete afortunado de todo lo que ves, en los próximos años, terminará. Sonríe, porque en pleno año mundialista; podemos ver en Kiev, la final más ansiada por todo el mundo desde que esto se llamó: UEFA Champions League. A falta de tres encuentros, seguimos esperándola.

PD: Difícilmente le quitará algún jugador del mundial, el gol del año a Cristiano Ronaldo Dos Santos Aveiro.

Comentarios