Surtido rico

Por: / abril 9, 2019

Justo cuando parecía que todo estaba bien en mi vida: llegó el viernes 5 de abril a joderlo todo. Hubo un derrumbe emocional en mi persona que no pudo contenerse y la sociedad lo presintió. Sinceramente, no tuve ganas de nada. Olvidé el mundo y todo lo que podía pertenecer a él. Sin embargo, la pelota me sonrió y entendí una vez más; que a veces, simplemente a veces: el fútbol es la única salvación.

Europa sigue siendo partícipe de momentos para enmarcar. Der Klassiker, en su edición número 100, arrojó otra goleada histórica del Bayern Múnich sobre el BVB. Todo el encuentro estuvo dominado por los locales y la genialidad de Robert Lewandowski se hizo presente en dos ocasiones. Hay nuevo líder en la Bundesliga: el último campeón se puso un punto por encima del Borussia.

Los desenlaces ligueros aún no están consolidados, excepto: en el Calcio. El AC Milán intentaba arrebatarle a la Juventus su chance de coronarse una vez más. Todo estaba siendo glorioso para los pupilos de Gatusso, hasta qué, aparecieron Dybala y Kean. La Vecchia Signora está a nada de alzarse como monarca por octavo año consecutivo y eso que faltan algunas fechas para que termine su liga. Sin Cristiano, pudieron con el compromiso.

La Liga MX también se puso generosa y dio pincelazos históricos. Primero, lo de Milton Caraglio. Un tipo que estuvo perdido mucho tiempo en el Atlas, se consagró y puso su nombre en el libro del Estadio Azteca, al anotar el gol 10 mil dentro del corazón del Coloso de Santa Ursula. Me siento triste por no haberlo visto en vivo, pero a la par recordé algunas anotaciones que sobresaltan de mi mente, cuando pronuncian el nombre de dicho inmueble. Inolvidable para los presentes.

Luego, lo del Club León. Madre mía la temporada que han hecho. Y para seguir inmortalizándola: igualaron el récord de 10 victorias seguidas en el balompié mexicano. Esa marca solo la ostentaba el Cruz Azul de la 71-72. El morbo sigue latente; frente al Puebla podría superarla y ser aún más inolvidables. Sí o sí son candidatos al título y ya veremos quién será, el equipo que se les ponga de frente.

Quiero resaltar, el que para mí, fue el partido de la jornada. Hablo del Watford vs Wolverhampton. Wembley siempre es catedral inmortal de cortejos históricos e imperdibles. El domingo por la mañana, se jugaban las seminales de la FA Cup. Y de repente Raúl Alonso Jiménez hizo un gol memorable, que enmarcó con un festejo peculiar, homenajeando a Sin Cara. Pese a que Raúl iba a ser el jugador del partido: apareció Gerard Deulofeu como estandarte y metió a los alces a la final del torneo más antiguo a nivel de clubes.

El fútbol siempre me reanima. Me da motivos para seguir con mi vida. Pase lo que pase: mi análisis y pensamiento, serán leídos por alguien que ame mi trabajo. Semana a semana. Día con día. Se viene el cierre de las ligas; se vienen los campeones. Estoy ansioso por ello. Y para ti, tengo un recordatorio, querido amigo que a veces te caes: mientras la pelota ruede, todo estará bien.

Comentarios