RUSIA NOS ESPERA

Por: / junio 12, 2018

Hola, ¿cómo estás?

Espero que bien, debes estarlo. Te diré porqué: 

Llegó el día; sé que esperaste cuatro largos años para volver a soñar con esto. La espera nos hizo más fuertes, cada vez más y más. Estamos anhelando un imposible que selecciones enormes han hecho posible. Sé que como yo, cada mañana te levantas esperando ver ese momento que muchos difuntos, ansiaron con vivir.

Ponte el jersey verde y no lo hagas porque te lo pido; mucho menos por los jugadores que convocan. Hazlo porque éste, México, es tu país de origen. Aquí naciste, aquí creciste y aquí te forjaste una identidad. La cultura fluye por tus venas. Siéntete orgulloso cada segundo de tu vida, de aquí eres. 

No te dejes llevar por la críticas de los demás. Hay personas que jamás entenderán como funciona esto. Ellos te dirán que solo pierdes el tiempo, que no sirve de nada ver fútbol. No sé cuanto sepan de la vida esas personas, pero de fútbol no saben nada. 

Grita desde el primer gol. Mientásela a los silbantes durante el tiempo establecido. Alaba las buenas jugadas y borra de tu memoria las malas. Enamórate de las indumentarias. Sueña con cada paso que demos juntos. Si llega la derrota, y nos tenemos que ir antes de lo esperado, quiero pedirte que saques todo. No te guardes nada. Llora y pregúntante una y otra vez porque carajo sucede esto. No te caigas para siempre, ojo. Levántate y nunca, pero nunca dejes de creer que se podrá.

No te enojes si Miguel Layún es titular; hasta los más débiles se vuelven fuertes en una justa como la que viviremos. No te enojes cuando el director técnico se quede con los brazos cruzados, todos hemos cometido errores en donde sea. No te enojes si nos meten uno o dos goles, también hay jugadores poderosos en otras plantillas. No te enojes si las cosas no salen como deberían, el destino sabe moverlo todo.

Si eres más longevo, ya borra de tu mente esa tanda de penales contra Bulgaria. Elimina esas imágenes de la que falló “El Matador” frente a Alemania. Olvídate ya de los errores contra Estados Unidos, en ese partido que pudimos dominar rotundamente. Saca de tu corazón esas estacas que metieron Maxi Rodríguez y Carlos Tévez en el 2006 y 2010, respectivamente. Y aunque sé que es difícil, ya no te mortifiques recordando más ese maldito clavado de Robben, que nos quitó el sueño más realista que hemos tenido. Eso ya quedó atrás, ahora enfócate en la nueva aventura que nos espera.

Algún día, ya lo verás. ¿Escuchaste antes que los tiempos de dios son perfectos? Eso se refiere a la gloria, y nos cobijará a todos nosotros, que siempre los quedamos después de que acaba el partido. Tú y yo, nos merecemos muchísimo más. Prométeme también que no te perderás ni un sólo encuentro, prométeme que te desgarrarás la voz, prométeme que seguirás después de que termine. Todo valdrá la pena. Esperaste, restaste los días y al fin llegó el aquí y ahora.

¿Sabes porqué te escribo esto? Te puedo decir que no hay tiempo que no se venza, ni plazo que no se cumpla. Eso me lo dijo mi viejo desde Alemania 2006. Hoy quizá ya no está dispuesto a apoyar en todo, pero él sabe que vivió momentos inolvidables. Ahora, nos toca a nosotros. 

Habrá de todo, de verdad; de todo. Treinta días repletos del mejor deporte del mundo, y eso, sólo pasa cada cuatro años. Llegó la hora, vivamos historia. Yo estoy listo, es apenas mi cuarta Copa del Mundo. He aprendido muy poco en este tiempo; aún así, jamás dejo de estudiar la materia y lucho arduamente para llegar a mi meta. Sí, ojalá algún día te relate esto desde el país anfitrión y podamos recordar el camino ya transcurrido. 

Sonríe; querido amigo: llegó el mundial. Disfrutemos juntos, durante un mes; de la fiesta más grande que prepara el fútbol para todos nosotros. Descifremos juntos este enigma que viene con varios acertijos. Pieza por pieza y parte por parte. Oye, pase lo que pase, nunca dejes que la ilusión en ti se acabe; porque no son 90 minutos, es toda la vida. Recuérdalo.

 

Así es; cada cuatro años se detiene el mundo, por eso te pido que:

Давайте наслаждаться Россией 2018. 

                                                                                                   -Bryan J. Trujillo Jiménez 

 

Comentarios