MITO Y REALIDAD

Por: / mayo 2, 2018

(…)´Ra se dispuso a crear el Sol diciendo: “Al amanecer me llamo Kephera,
al mediodía Ra y al atardecer Tem”. Y entonces, el Sol apareció
por primera vez iluminando la oscuridad, se elevó sobre el horizonte
y al atardecer descendió para volver a ocultarse.´
(El nacimiento de Ra)

Ha cambiado la arena tostada por el Sol bajo sus pies por el césped en donde más que correr parece volar. Es también en ese rectángulo verde donde desborda con tal naturalidad que pareciera nadar sobre el Nilo. Y claro, no podemos dejar de lado que es en el campo donde sus goles pudieran ser confundidos con tesoros preciosos e impensables dignos de algún Faraón. El hombre que hoy conquista el orbe futbolístico con un balón a sus pies es Mohamed Salah.

Una de las 27 gobernaciones que comprende la República Árabe de Egipto es Nagrig, Gharbia, tierra que vio nacer a Mohamed Salah Ghaly el 15 de junio de 1992. Es en este pueblo —ubicado a 120 km de la capital de Egipto, El Cairo—ahogado por la arena, es donde desde el pequeño Salah corría tras ese mundo al que profesaba pasión trascendental: el balón.

La ansiedad, inquietud e interés desmesurado que el niño egipcio demostraba hacia el futbol no era compartido por su familia, la cual se mostraba preocupada en cuanto al hecho de la poca atención que mostraba por la escuela. En un principio, Ghaly Salah, su padre, le pidió que olvidara el futbol y dedicara su vida a estudiar y enfocarse de lleno a la religión musulmana. Sin embargo, cuando le vio jugar comprendió que el balón formaba parte del destino de su hijo.

Su velocidad así como su técnica al llevar consigo la caprichosa pronto le diferenciaron de otros. De tal forma que pasó rápidamente de jugar en las calles de Gharbia a una escuela de futbol en otro pueblo llamado Basyoun, a media hora de su hogar, para después tomar rumbo a un poblado más, Tanta, lugar al que le tomaba una hora y media para llegar. Muy pronto un equipo de la Primera División de Egipto escuchó hablar de un jugador que era tan rápido que parecía perderse entre la arena y el cielo.

El Al-Mokawloon Al-Arab le ofreció su primer contrato profesional, Salah tenía tan sólo 14 años. Ante tal situación, su padre le apoyó para que pudiese continuar en la búsqueda de ese sueño, la única condición que le puso fue que no se olvidara de la escuela. Por  parte del club le entregaron una carta que decía: “Mo puede irse temprano de la escuela para poder llegar al club a las 2 de la tarde para entrenar”. Así que desde ese instante su cotidianidad transcurría en ir a la escuela de siete a nueve de la mañana, para después tomar cinco camiones que le llevarían hasta la ruta final, el centro de entrenamiento del Al-Mokawloon Al-Arab. El trayecto que realizaba cinco días a la semana duraba de cuatro horas a cuatro horas y media, pues la sede del club se encuentra precisamente en la capital de Egipto, El Cairo. El entrenamiento iniciaba a las dos y media de la tarde y concluía a las seis. Al concluir nuevamente abordaba cinco camiones para el retorno a casa. Durante tres años fue el mismo peregrinar. Sin importar lo complicado que en ese momento el presente pareciera, el sueño por convertirse en un futuro en futbolista profesional inundaba su pensar.

Imagen relacionada

FOTO: Mohamed Salah jugando en el Al-Mokawloon Al-Arab Vía: KingFut

Aquí es importante recalcar que al inicio de su carrera en el circuito de primera división, el egipcio jugaba como lateral izquierdo, pues la rapidez con la que se desenvolvía en el campo hacía pensar a sus entrenadores que era el lugar más adecuado, pues así podría replegarse tanto a la defensiva como al ataque. Sin embargo, esto cambiaría al término de un encuentro en la categoría juvenil
–donde jugó durante dos temporadas–. En entrevista para The Sun en 2017, Al Shesheni, quien fuese técnico de Salah durante esa etapa comento: “En un partido con el ENPPI ganamos 4 a 0. Todos festejábamos menos Mohamed, que estaba llorando porque no había metido gol. Entonces le dije que lo iba a cambiar de posición por su velocidad y pasión por marcar. Cuando pasó al ataque, metió 35 goles en una campaña con la Sub 16 y Sub 17”.

El ansiado debut con el primer equipo llegó en el año del 2009, encuentro donde marcó un gol en el empate 1-1 ante el Al-Ahli Saudi Football Club. De ahí en más la madurez no sólo se vislumbraba en los años sino también en una evolución constante del cómo desarrollaba su futbol. Durante la etapa de las temporadas: 2009-10, 2010-11, 2011-12 y con un total de 38 partidos jugados consiguió perforar la valla en 12 ocasiones.

El año 2012 dejaría una marca en la vida de Mohamed Salah. El 1 de febrero de ese año, el Al-Masry recibió en el Estadio de Puerto Saíd al Al-Ahly Sporting Club, esto por el torneo de Egipto. El cotejo terminó con un 3-1 que favoreció a los locales, después del silbatazo final, aficionados del Al-Masry ingresaron al campo en busca de autógrafos de los jugadores, por el contrario, hinchas del Al-Ahly entraron a la cancha pero para arrojar piedras, botellas y amenazar con cuchillos. Tras el altercado el Ministro de defensa en Egipto, Mohamed Hussein Tantawi Soliman, declaró que 74 personas murieron y cerca de mil resultaron heridas. La Asociación Egipcia de Futbol tomó inmediatamente la medida de suspender indefinidamente la liga.

Resultado de imagen para Estadio de Puerto Saíd tragedia

FOTO: Tragedia del Estadio de Puerto Saíd Vía: Diario AS

CORRER Y VOLAR

Meses después de que se tomó la decisión de dar pausa a toda actividad profesional de futbol en Egipto, se buscó ayudar a la causa de las víctimas por la tragedia de Puerto Saíd. Así que se organizó un partido entre el representativo egipcio sub-23 –donde Salah también figuraba– y el conjunto suizo Fussballclub Basilea. El enfrentamiento se disputó el 16 de marzo del 2012 en el Stadion Rankhof en Basilea, y en él Mo sólo participó en los 45 minutos de la segunda parte, pero aun así estos fueron más que suficientes para que demostrase un poco de lo que era capaz. Su nombre fue al marcador en dos ocasiones y la selección sub 23 se impuso 4-3.

Tanto el técnico Heiko Vogel como los directivos del Basilea quedaron embelesados al contemplar la fantástica actuación de ese joven africano. Le ofrecieron a Salah que fuese a probarse con el equipo durante una semana, días después le ficharon. El debut oficial con el cuadro suizo llegó en un partido amistoso frente al Steaua de Bucarest el 23 de junio del 2012, cotejo donde también se presentaría con su primer gol. Aunque el juego terminaría con derrota de 4-2 para los suyos.

Resultado de imagen para salah basilea

FOTO: Salah con el Basilea enfrentando al Chelsea Vía: Falso9blog

La Superliga de Suiza vislumbró los agigantados pasos con los que Mo comenzaba ya a irrumpir en el futbol europeo durante las temporadas 2012-13 y la mitad de la 2013-2014. Donde apareció en 79 partidos y en 20 ocasiones batió la portería rival. Su paso fugaz fue suficiente para llamar la atención del Chelsea Football Club. El combinado inglés quedó fulminado por el juego de Mo luego de que se enfrentara al Basilea en las semifinales de la Europa League 2012-13, donde se impondrían 5-2 ante los helvéticos, goles que justamente fueron marcados por el nacido en Gharbia.

Las nuevas tierras que reclamaban el talento de Mohamed se encontraban en Inglaterra. Es así que el 8 de febrero del 2014 se convirtió en el primer egipcio –y único hasta el momento—en vestir los colores de The Blues, quienes pagaron 16.5 millones de euros para hacerse de sus servicios. El escenario para tal ocasión fue el Stamford Bridge, entrando como sustituto en la victoria de 3-0 ante el Newcastle United Football Club.

A diferencia de lo vivido en Basilea, las cosas no fueron del todo fructíferas en Londres. Apenas en las temporadas 2013-14 y 2014-15 que permaneció con los dirigidos por José Mourinho jugó 19 partidos, de los cuales 6 lo hizo como titular y tan sólo en dos ocasiones logró que el balón acariciara la red. El joven extremo tenía que competir ante el belga Eden Hazard y el brasileño Willian Borges da Silva por hacerse de un puesto, por lo que vio minutos a cuenta gotas.

Resultado de imagen para salah chelsea

FOTO: Salah en el Chelsea Vía: Daily Star

A ese momento complicado se sumó una noticia que llegó a poner en duda el que pudiese seguir jugando en Europa. Y es que en julio del año 2014, se le notificó que tenía que regresar a Egipto, pues debía de realizar el servicio militar, el cual es obligatorio para los varones con 19 años de edad. Estando allá, se encontró con la grata sorpresa de que Ibrahim Mahlab —quien fue Primer Ministro febrero de 2014 a septiembre de 2015— intercedió para que pudiese regresar con el Chelsea sin la necesidad de realizar el dichoso trámite.

Si bien este hecho pudiese parecer algo sin trascendencia, es importante precisar que en Egipto es atípico que un varón “evite” realizar el servicio militar. Las leyes de ese país establecen que de no realizarlo se debe pagar con una multa y, en algunos casos, se llega a condenar a prisión. Es así como lo precisó en una entrevista en abril del 2018 para el periódico El Financiero Moisés Garduño, quien es Internacionalista con Estudios de Asia y África por la UNAM.

Al no encontrar en Salah una pieza que se acomodara a la estrategia que pretendía Mourinho, es que la Directiva del Chelsea utiliza a Mohamed como moneda de cambio para la llegada del colombiano Juan Guillermo Cuadrado, por lo que el egipcio arribó con opción de préstamo de 18 meses a la Associazione Calcio Fiorentina. Es en la Serie A donde su futbol renació. Eso de permanecer en el banquillo mirando como corría el balón en el césped quedó olvidado. Su estancia con los de Florencia apenas duró la mitad de la campaña 2014-15, en la cual defendió el color viola durante 26 actuaciones y anotó en nueve ocasiones.

Resultado de imagen para salah fiorentina

FOTO: Salah en la Fiorentina Vía: Squawka

Mohamed Salah ya no sólo corría sino que volaba en Italia, y al desplegar sus piernas para emprender su camino a la portería rival, comenzaba a conquistar –sin sospecharlo—a Europa. Pero ya no sólo era su evidente velocidad lo que llamaba la atención de este jugador, sino también su capacidad de conducción así como la asociación que lograba cohesionar con sus compañeros y, una facilidad tremenda para desmarcarse.

La Associazione Sportiva Roma no perdió detalle de la clara evolución que Mo estaba mostrando, de tal manera que terminó por llegar a la ciudad eterna. El Stadio Olimpico vio como un Faraón vistió por vez primera el color rojo y amarillo el 22 de agosto del 2015, enfrentamiento que concluyó con un 1-1 ante el Hellas Verona. Si lo que el egipcio había hecho en Florencia parecía épico, eso parecía multiplicarse en Roma, donde el balón era el Sol que estaba a los pies de Salah. A lo largo de las temporadas 2015-16 y 2016-17, pisó en 83 ocasiones el campo, profanando el arco contrario en 34 ocasiones.

Resultado de imagen para salah en roma

FOTO: Salah en La Roma Vía: النادى المصرى البورسعيدى

El 28 de mayo del 2017 fue la fecha que enfrentó a los romanistas ante el Genoa Cricket & Football Club, el cotejo favoreció a los giallorossi 3-2. Este encuentro planteó dos sucesos importantes en una misma acción: Mohamed Salah salió de cambio al 54´y su sustituto fue Francesco Totti. Por un lado, el primero jugó su último partido con el cuadro capitalino, y el segundo se retiró del futbol profesional.

FOTO: Salah y Totti Via: Gazzetta TV

Se dice que todos los caminos llevan a Roma, sin embargo el presente nos dice que no es así. En el orbe futbolístico el nombre del nacido en Gharbia era ya más que conocido y, claro, deseado. Aquí entra en escena el Liverpool Football Club, en Inglaterra se encontraban más que ansioso por el retorno del jugador que temporadas antes no había tenido si quiera oportunidad de demostrar de lo que era capaz.

Fue el entrenador alemán Jürgen Klopp quien convenció a los Directivos del cuadro inglés de la necesidad de hacerse con el ariete africano. El Liverpool desembolsó 42 millones de dólares para su llegada. Su presentación el12 de agosto de este 2018 ante el público en el Estadio Anfield no pudo ser mejor, pues coronó su actuación con su primer gol en el empate 3-3 por la Premiere League ante el Watford Football Club.

Resultado de imagen para mohamed salah

Foto: Salah en Liverpool Vía: GOL digital

En esta 2017-18, su primer temporada y que se encuentra aún en curso, Mo ha vestido la playera de los Reds en 48 encuentros, enmarcando su nombre al marcador en 43 oportunidades. Con esta cantidad de goles se encuentra a poco de alcanzar o batir el récord establecido en Liverpool durante la campaña 1983-84 por el galés Ian Rush, quien en esa oportunidad anotó 47 veces.

UN NUEVO AMANECER

La primera ocasión en que la selección egipcia había conseguido clasificarse a una Copa del Mundo fue en Italia 34´ y la última lo hizo para Italia 90´, es decir, hace 28 años, de ahí en más ni siquiera figuraba como un conjunto que pudiese figurar como alternativa para pelear un lugar. Sin embargo, esto cambió con la irrupción de Mohamed Salah.

Imagen relacionada

FOTO: Salah con la selección sub-23 en los Juegos Olímpicos 2012 Vía: Liverpool FC

El jugador egipcio ya antes había defendido la playera nacional para la categoría sub-20 y sub-23, donde en total hizo 11 apariciones. El 3 de septiembre del 2011 fue la primer ocasión en que pudo hacerlo con el representativo mayor, donde se enfrentaron y cayeron 2-1 ante su similar de Sierra Leona.

A lo largo de la clasificación mundialista con miras al cotejo en Rusia 2018, quedó demostrado que Salah no sólo pesa como nombre sino también como persona. Ayudó en gran medida a su selección a permanecer en la disputa por un lugar a torneo tan importante. De por sí ya la figura de Mo desataba locura en Egipto, esto terminó por hacer eclosión cuando la escuadra nacional se midió el 8 de octubre del 2017 ante el Congo por la tensa disputa para Rusia ´18. El combate por los puntos iba 1-1 luego de que el congolés anotara para su causa al 88´. El destino trágico para Egipto parecía ya dictado, las manecillas del tiempo regular ya marcaban los 90 minutos, pero se habían agregado 5 más, y fue en ese descuento cuando el estadio enmudecido minutos antes por el gol recibido volvió a aferrarse a la esperanza que se vestía de penalti.

Mohamed Salah tomó el balón para colocarlo en el manchón a esos 11 metros en que el portero resguardaba su valla, ante los ojos de infinidad de aficionados que habían abarrotado el Estadio Internacional de El Cairo, mismas personas que entre súplicas, sollozos, manos al aire implorando a Alá y ansiedad insostenible parecían aguantar la respiración. Salah que se encontraba al borde de la línea del área grande y en la media luna, corrió encumbrado en el tono rojo de la playera nacional como el Sol que se instala en el cielo al amanecer, sus piernas aceleraron y la zurda acarició con violencia la redonda. El arquero eligió su destino al tirarse a su derecha, la caprichosa salió disparada al lado contrario. Egipto clasificó después de 28 años a la Copa del mundo. Salah corrió por todo el campo para de pronto arrodillarse hasta tocar el césped con su frente y manos —como lo hace en cada gol—.

NUMEROLOGÍA:

  • Basel: Superliga de Suiza (2013, 2014).
  • Chelsea: Premiere League (2015), Capital One Cup (2015).
  • Jugador Africano del año (2017).
  • Mejor Jugador de la Premier League (2018).
  • Durante su etapa como jugador en la Fiorentina utilizó el dorsal número 74 en honor a las víctimas de la tragedia ocurrida en el Estadio de Puerto Saíd.

En una entrevista otorgada el 18 de diciembre del 2017 para la página oficial del Liverpool (http://www.liverpoolfc.com/), Mo apuntó lo siguiente: “Si no me hubiese convertido en futbolista, no puedo decir qué otra cosa pudiera haber sido, porque desde que comencé a jugar a los 14 años, todo lo que pensaba era ser futbolista. Era una pregunta, ‘¿qué seré?’, pero era difícil de responder porque no tenía nada más en mente. Si no fuera un buen jugador de futbol, ​​estoy seguro de que mi vida sería difícil ahora porque di todo por el balón.”.

Con apenas 25 años de edad, Mohamed Salah a partir de su innegable velocidad, jugadas impensables y goles partidos tras partidos, es que su figura se rige cual esfinge que toca el cielo como uno de los mejores futbolistas no sólo de Egipto, sino del continente africano. Con el balón a sus pies Salah se mitifica como un Sol abrasador en lo más alto del universo llamado futbol, y donde al parecer la noche tardará mucho en llegar.

Comentarios