MELANCOLÍA

Por: / enero 3, 2019

Quisiera que el tiempo dejara de avanzar y que nos colocara en un grandioso momento de nuestra vida, o mejor aún, en un año que haya sido gratificante para cada uno de nosotros. Realmente no sé que venga de ahora en adelante, pero tengo claro que cada ciclo es bueno por muchas cosas; la principal es, que cuando crecemos abrimos los ojos y nos damos cuenta cómo funciona esto. Cada parte, está perfectamente controlada por algo. ¿Qué cosa? Jamás la descubriremos. 

El año que murió apenas, fue fantástico para mí. En todos los aspectos que puedo resaltar, porque a pesar de que existieron días malos, también hubo escenas que guardaré para siempre en mi corazón. Ojalá me pudieran regresar a la Copa del Mundo, ojalá. Describí todo lo mejor en una nota que subí a Twitter, hoy hago lo propio acá: en mi espacio. 

El 2019 comenzó, sí; tan pronto. El fútbol volvió y no dejará de darnos regalos en los próximos 365 días. Habrá nuevos partidos, nuevas finales y nuevos campeones. Espero que mis equipos alcen algo, siempre se agradecen los títulos en las vitrinas. También le deseo éxito a todos los clubes en el mundo, me gustaría ver otra gran hazaña o algo épico para redactar. 

Los torneos locales serán agridulces como siempre. Aguantar a los americanistas durante los próximos seis meses, será un gran reto para todos los equipos. Pero la mayor obligación que tendrán: será salir campeón. Pachuca y Toluca se reforzaron bien, habrá que ver lo que hacen. Los cuatros grandes, no pueden seguir decepcionando. Y los demás clubes lucharán por su honor, a menos de que alguno quiera dar la campanada grande. 

Hablando de obligaciones, la Selección Nacional tiene un asunto pendiente con la Copa Oro. Estados Unidos tiene medio boleto a la próxima Confederaciones, México debe arrebatarle el puesto sí o sí. Esperemos que el nuevo director técnico levante a los jugadores y nos dé más éxitos colectivos. 

Madrid ya nos espera con los brazos abiertos para la final de la Liga de Campeones. Me atrevo a decir que habrá nuevo monarca y pienso qué, es uno de los que viste rayas verticales en su uniforme. Como sea, el partido será un espectáculo fabuloso. Ya quiero que llegue. 

Con lo demás, no tengo nada que decir. De hecho no espero algo en específico. Me gustan las sorpresas y es por eso que te pido a ti 2019, que me sorprendas más y más cada que tachamos los días que durarás con nosotros. Habrá mucho de qué hablar, yo estoy listo. 

Mientras la pelota nos sonría, todo estará bien. 

Comentarios