Liverpool y Tottenham: inconmensurables

Por: / mayo 9, 2019

La última vez que escribí sobre la Champions League, dos equipos endebles se mostraron portentosos en la eliminatoria y se metieron a las semifinales del mejor certamen a nivel de clubes, que puede existir. Hoy: estoy aquí para alabar el trabajo de Inglaterra, conjuntado y expresado con soberbia; por el Liverpool y el Tottenham.

Los ‘Reds’ quedaron paralizados, cuando Lionel Messi tomó la pelota y con esa pierna zurda, anotó un gol físicamente imposible de tiro libre. La victoria blaugrana en casa, me hizo escupir un: “Barcelona con boleto directo a Madrid”. Pero si había un equipo que pudiese hacer milagros con todo el panorama en contra: ese tendría que ser el Liverpool. La prensa y los medios de comunicación recordaron lo de Estambul, en el lejano 2005. Esa remontada; solo pudo superarse con lo que vimos el pasado martes en Anfield.

Origi y Wijnaldumse echaron a sus compañeros a la espalda y comandaron una noche inolvidable para todos los que pudieron ver el encuentro. El Barcelona sí se presentó, lo que expuso, fue su incapacidad de reacción ante la problemática que vivieron. Mientras yo estaba en la Facultad, todos los hinchas coreaban el You’re Never Walk Alone a tope. Sinceramente: fue pletórico todo.

La escala, para el día miércoles, nos hizo fijar la vista en Ámsterdam. La casa del Ajax, nunca tuvo tanto llanto como el que se detonó al silbatazo final. Ir ganando 3-0 el global y ser remontados, vaya que ha de doler horrible. Más: por el hecho de saber que la antesala de la final se te negó por veinte años consecutivos. Pero no es que se la hayan robado al local, no: los Spurs fueron orquestados por Lucas Moura de manera sorprendente. Él, compuso una sinfonía perfecta en patio ajeno, para meter por primera vez en la historia; al Tottenham en la final de la UCL.

Pese a que le dieron una cucharada de su propio chocolate al Ajax, yo aplaudo su desempeño. Sacaron al Real Madrid y a la Juventus. No es poca cosa. Fueron los mejores visitantes en fase final (ganaron todos sus partidos) y su capitán ya promete ser un futbolista élite para la posteridad. También reconozco al Barça y deslindo de toda culpa a Leo, ya que él no solamente dio luz en las tinieblas, sino qué, nunca bajó los brazos. Aunque algunos digan lo contrario. Ya llegará su momento.

Estas son las historias que me encantan. Las que parecen sacadas de un guion fantástico, escrito por mentes que no creen solamente en la realidad. Los escenarios no podrían ser aptos para los encargados de odiar al fútbol. Porque nunca dejaré de decirlo: es el único deporte que puede generar esto. Los esstandartes: Klopp sin Salah y Pochettino sin Kane, ambos lo lograron. Inefable el sentimiento que se desborda. La magia existe y está en la Champions League.

El tiempo volvió a pasar rápido y no perdonó más que a dos equipos. Dos Clubes ingleses que estarán en el Wanda Metropolitano para hacer una batalla -espero- de antología. Final inglesa, final inédita, final excitante. Liverpool v Tottenham; por la supremacía de Europa. Nadie se merece más esta ‘orejona’ que ellos, lamentablemente: solo será para uno de los dos…

Comentarios