LEÓN: H1STÓR1CO

Por: / abril 18, 2019

Érase una vez, un equipo llamado León. Apodado como “la fiera”, se mostraba decente con sus participaciones en la Liga MX. Históricamente, ostenta siete títulos del máximo circuito y su último gran ídolo se fue hace unos meses al fútbol brasileño. Ellos, como manada, empezaron el Clausura 2019 con tres tropiezos que todos pudimos observar. Ignacio Ambriz, su guía, los motivó y comenzaron a hilar triunfos consecutivos. Después de 11 partidos sin perder, pasaron a los anales de nuestro balompié al ser el único equipo: que se mantuvo invicto en dichos cortejos.

Más o menos así comenzaría su cuento si fuese escrito en un libro como tal. La realidad aquí es que el León: pasó a la historia. Después de 47 años, volvimos a ver a un club que no perdió cuando se enfrentó a sus rivales. No solo eso: los 11 partidos fueron victorias. Sobran las palabras para elogiar a este equipo.

Sinceramente no creí ver un conjunto panza verde, como el que se coronó dos veces seguidas. Aquel que comandaba mi Rafa Márquez. Ojo: no estoy diciendo que sea más portentoso el que está ahorita en auge, más bien; yo considero que necesita consagrarse en una final para que lo empecemos a señalar. Porque para superar lo del bicampeonato: solo con un tricampeonato se podría. Así de simple.

El poder estar presente en uno de los duelos que ganó, fue honorable. Fuimos parte de la historia todos. Pude notar algunas curiosidades que hacen de la dinámica del León: una maquinaria total. La primera es su muro defensivo, porque a pesar de que alguno suba, otro del medio campo baja y colabora. Solidez y tranquilidad en las salidas, eso tiene como virtud. La segunda es el juego que hace como tal. Ocupa todo el campo, no se recarga más por un costado que otro, eso me agrada bastante. Por último, la tercera: Ignacio Ambriz y su astucia al dirigir. El director técnico ha explotado en experiencia y se nota bastante. No solo los motiva: él los unió como familia.

Tardé un poco en hablar de esto, pero no fue porque me faltaran ganas. Mucho menos por el tiempo, simplemente: no sabía que más decirle al nuevo equipo con más victorias consecutivas en la liga. Felicidades, fiera. Ahora solo quiero que deslumbren a sus rivales faltantes y hagan este récord más amplio. Gánenle a los grandes en la liguilla y alcen otro título para que así: no sean olvidados jamás.

Comentarios