INSTANTES ETERNOS

Por: / octubre 27, 2018

Anoche, en punto de las 22:00 horas, Soda Eterno ofreció un recital en el que a través de la música llevó a los asistentes a evocar la sonoridad del grupo argentino Soda Stereo. Sala Puebla fue la escenografía elegida para llevar a cabo el ritual donde las melodías del pasado trastocarían el presente.

Caio Arancio (voz y guitarra), Juan Carlos Macio (batería), Pablo Estrella (guitarra principal) y Guillermo Moreano (bajista) arribaron al escenario a la hora acordada, y de inmediato los acordes de Juegos de seducción retumbaron en la atmósfera que inmediatamente contagió de emoción a cada fanático.

(En) El séptimo día e Imágenes retro continuaron con el hilo melodioso del grupo. Es de reconocer que ni la lluvia que hubo minutos antes de la entrada al concierto mermó los ánimos de los asistentes, quienes no dejaron de saltar, aplaudir y claro, cantar. Transpiraban pasión. Es así que llegó el turno de disfrutar hasta de la lluvia con Hombre al agua.

A la añoranza se le sumó la melancolía cuando Caio Arancio recordó al fallecido Daniel Sais, quien fuese tecladista de Soda Stereo y fundador de Soda Eterno. Y qué mejor manera de hacerlo que tocando Languis y Zoom, las cuales dieron un breve respiro a la deliciosa tormenta musical.

Foto: Ricardo Olín García

Crimen, Corazón delator y Te para tres sedujeron –aún más—por completo los sentidos hasta estremecer la memoria. La hipnosis de esa sonoridad tan única e inconfundible continuó con el dulce estallido de En la ciudad de la furia¸ Signos y Lo que sangra (la cúpula).

De la euforia los sentires se volcaron al romanticismo, cuando Trátame suavemente y Adiós se hicieron escuchar en el repertorio. Cuando la catarsis parecía no poder crecer aún más Sobredosis de tv, Cuando pase el temblor, Nada personal y Prófugos provocaron la erupción del clímax total.

El cierre del trance de melodías llegó con Persiana americana y De música ligera. Con dos hora des espectáculo y 20 canciones de repertorio, el concierto había ya desquebrajado los límites hasta transformarse en una fiesta, en la que se celebró a Soda Stereo, Gustavo Cerati y a Daniel Sais. Porque al final, no pudo existir mejor manera de hacerlo que honrándolos a través de una pasión infinita como lo es la música.

Cuando Soda Eterno está en el escenario no sólo se trata de un grupo que toca canciones de Soda Stereo, sino que realmente crean una atmósfera en que todo es posible, por ejemplo, hacer de un instante algo eterno.

Comentarios