Humo parisino

Por: / diciembre 6, 2017

Tenía que esperar que se diera su clasificación a los octavos de final, para hablar de ellos. Al París Saint Germain le hizo demasiado mal golear en la UEFA Champions League. Lo voy a explicar…

Históricamente, el PSG es un equipo poco competitivo en Europa. Su liga es de papel y la ha dominado rotundamente en las últimas campañas (con excepción de la pasada). Pero a nivel de clubes, jamás pudo alzar un título importante en competencias europeas. La caprichosa necedad de querer levantar la orejona los ha llevado a comprar, en exceso, futbolistas poderosos de talla mundial. Julian Draxler, Dani Alves, Kylian Mbappé y Neymar Jr. han sido sus últimas adquisiciones “bomba”.

El dinero no lo es todo. Aunque los parisinos puedan gastar millones en piernas talentosas; eso no les garantiza nada. Es más, desde que llegaron los jeques, en octubre del 2011 y compraron al equipo, no se ha visto un progreso en competiciones europeas. Mientras sigan en los primeros lugares cada campaña, tendrán una nueva chance de probarse en UCL al siguiente año. Necesitarán, que se combinen dos cosas para pensar en ser campeones: tener un plantilla sublime y estar por encima de los monarcas europeos. Quizá han (tenido) y tienen la primera; pero la segunda es muy difícil y poco probable de obtener. Y ya que toqué el tema, se quedaron a nada de las semifinales en la 2015-2016. No pudieron contra Kevin De Bruyne, digo, contra el Manchester City. Es su máximo alcance y veo un tanto inalcanzable el hecho de repetirlo.

Hoy parece que cumplen con la combinación que antes mencioné. Recapitulemos la fase de grupos que hicieron los parisinos: comenzaron ganando de visita 5-0 en Escocia. Golearon 3-0 al Bayern en Francia. Fueron a Bélgica a ganar 4-0. Recibieron al Anderlecht para golpearlo 5-0. Humillaron de local al Celtic 7-1 y en el Allianz Arena perdieron por un marcador de 3-1. Más allá del último resultado; acabaron por ser líderes del Grupo B.

Y es que, después de vapulear en sus primeros cinco partidos del grupo; el panorama se ve próspero para ellos. Lamentablemente, les falta esa esencia de equipo enorme, ese toque romántico en sus encuentros y sobre todo: ese amor por la camiseta por parte de los futbolistas. El Bayern Múnich nos quedó mal en su primer duelo. Se evidenció ante el momento positivo que atraviesa el París. Quitando a los alemanes, los clubes que pueden eliminar a los de Emery son: Real Madrid, Barcelona y cualquiera de los cinco ingleses. Pienso yo.

Mi apuesta es muy arriesgada, pero creo firmemente que, al igual que todos los demás años, ésta campaña de Champions tampoco la ganarán. No es de ellos. No tiene que ser de ellos. Por más que quieran, no les pertenece. Me gustaría ver derrotado al poderío español, por fin, pero no a manos del Paris Saint Germain. Es momento de que renazcan esos ingleses titánicos que dominaban el mundo. Cualquiera de los cinco (Tottenham Hospur, Manchester United, Chelsea, Manchester City o Liverpool) obligatoriamente debe salir campeón.

El sorteo de los octavos de final es el lunes 11 de diciembre. Muy temprano sabremos los cruces y las predicciones quedarán más que listas. Unai Emery desea enfrentar otro equipo de media tabla para abajo, aunque lo coloquen frente al Paris, llegará en cuartos un rival de mayor categoría y le hará ver la realidad a todos; directivos, entrenadores, jugadores y en especial: a los hinchas del PSG. ¿La realidad? Su realidad: no están hechos para ganar la magnífica UEFA Champions League.

Comentarios