HINCHA DE: CLUB AMÉRICA // ENRIQUE VÁZQUEZ MÉNDEZ

Por: / marzo 2, 2018

“Al América lo amas, o lo odias”.

Vivir cerca de las instalaciones de una cantera y tener influencia de tu padre, sobre el mejor deporte del mundo; son quizá dos factores que te obliguen a amar a un equipo. Vivir en México, implica dedicar tu corazón a un club en específico. Y para él, no hay más grande que “el más grande de nuestro país”.

Un joven periodista en proceso, fiel aficionado a las águilas, recuerda sus inicios como amante del mejor deporte del mundo y desglosa lo que para él significa ser hincha del Club América.

-Quique, ¿qué significa ser hincha para ti?

-Para empezar, considero que el futbol es de las cosas más importantes que hay para mí en la vida. Es tan necesario como comer, estudiar o trabajar. Para mí el futbol es sumamente importante. Yo me considero hincha del Club América porque su historia para mí, es única. Desde los campeonatos que tienen, los jugadores que han militado ahí, entrenadores que hicieron del equipo una completa fortaleza. Ser hincha se resume en: estar en las buenas y en las peores. No se abandona al equipo, siempre se debe de apoyar; en donde sea, el estadio, la casa o en cualquier otra parte. A nivel deportivo, esto es lo más importante para mí.

-Transportate al Estadio Azteca, al primer partido que recuerdes del América, ¿contra quién fue y cómo lo viviste?

-El primer partido que recuerdo fue un América vs Necaxa, y me acuerdo mucho porque me marcó el hecho de ver a mi mamá y a mi hermana ahí. A ellas no les gusta el futbol, pero nos acompañaron a mi papá y a mí, fuimos en familia y eso fue algo inolvidable. Ese encuentro lo ganaron las Águilas con doblete de Kleber Boas.

-Recordando tu niñez, ¿cuándo fue que empezaste a sentir amor por este equipo?

-Esto empezó desde que yo venía en camino. Mi papá siempre quiso que le fuera al equipo de sus amores. Lo que yo recuerdo es: un día mi padre se sentó y me contó su historia. Me platicó el porqué es americanista (cuando él era pequeño, siempre terminaban por escogerlo al último en las “retas” y acababa por jugar en el equipo que representaba a las águilas) y cuando se mudó a Coapa, decidió verlos en vivo; aquí en ex hacienda. Entonces, crecí con la misma ideología. Yo veía al América y pensaba: “Al América lo amas, o lo odias”, porque yo los veía ganar siempre y, por lo general, eso provocaba el descontento de la demás afición, del rival.

-Entonces, ¿tu papá te obligó o el sentimiento nació en ti?

-Yo creo que mi papá me inculcó los colores y el sentimiento. Con el paso del tiempo, ese sentimiento fue creciendo más y más en mí.

-Hay partidos que te marcan, que los recuerdas y te hacen vibrar. Para ti, ¿qué partido del Club América te ha hecho vibrar más?

-Existen dos que me marcaron mucho, uno es más importante que el otro. Pero recuerdo muy bien ambos. En segundo lugar, uno vs Toluca. Te explico: cuando era pequeño me acuerdo que me enojaba cuando jugábamos contra los diablos, esos partidos siempre han sido de muchos goles. Y me enojaba porque el Toluca, siempre le hacía gol al América. ¿Cómo? Quién sabe, pero siempre les metía gol. Había un jugador que podía pasarse tres o cuatro jornadas sin anotar, pero llegaba el juego contra las águilas y siempre; pero de verdad, siempre les anotaba: José Saturnino Cardozo. Que, para mí, ha sido el mejor delantero extranjero, que ha jugado en nuestro país. Bueno, recuerdo un partido América 7-2 Toluca, y me gustó mucho ese encuentro por el simple de hecho de haberle metido más de dos goles, al equipo que siempre; insisto, siempre nos metía mínimo dos.

El otro, en primer lugar, fue un partido que prácticamente me hizo llorar. Y creo que a todos los americanistas les trae gratos recuerdos. Fue el 26 de mayo del 2013, esa final contra Cruz Azul, fue el partido que más me ha hecho vibrar. Porque en el partido de ida, la máquina, pudo terminar la final; pudo llegar al Azteca con una ventaja de 3 a 0 y bueno, solo anotó ese gol el ‘Chaco’ Giménez. Y al momento del partido de vuelta, yo recuerdo que América era capaz; traía un equipo que podía con eso y más. Mi papá subió a su cuarto después del gol de Teófilo Gutiérrez y yo, me quedé en la cocina. Sentí esa maldita sensación de que perderíamos una final y eso no me preocupaba tanto; lo que me preocupaba era que la íbamos a perder contra el Cruz Azul. ¡Madre mía! Contra el Cruz Azul.

Ya me estaba imaginando la humillación y todo lo demás. Nunca se iba a olvidar, nunca. Luego, comenzó el segundo tiempo y yo aún seguí creyendo que podían tener mínimo dos más. No hay palabras para describir lo que se vivió. Recuerdo que por ahí del minuto 80’ el aguacero era fulminante y las esperanzas nulas. El gol de Aquivaldo Mosquera me revivió, y cuando Miguel Herrera hace esa seña de “faltan 5”, dije: Vamos, es aquí. Lo que pasó después de verdad fue inolvidable: Moisés Muñoz, el portero, empató el partido en el último minuto. Un tiro de esquina pasado, remate de cabeza y para adentro.

Ese es el gol que más he gritado en la vida. Corrí por mi padre y vimos como Paul Delgadillo pitaba el final. La verdad, en el tiempo extra no pasó mucho; salvo esa atajada de Jesús Corona, y siempre he tenido claro: que los penales son para gente con pantalones. Un portero lo ataja, porque el cobrador no sabe tirarlos. Y son cosas del futbol, ¿no? Por eso es tan bonito para mí, y de verdad no terminaré de entender si fue destino, pero Cruz Azul no supo tirar bien los primeros penales y sobre todo, manejar la ventaja. América quedó campeón en una final más que histórica.

-Cuéntame sobre el primer acercamiento directo que tuviste con el Club

-Yo creo, hablando de estos colores, te diría sobre el tiempo que jugué ahí. Desde chiquito jugué un rato en las menores, en la escuelita del América y ahí es donde aprendí a jugar futbol. Aprendí a jugar de central, aprendí a jugar en equipo, me hice fuerte, disciplinado, comprometido, hice amigos y amé más la camiseta. Recuerdo específicamente una premiación que nos hicieron en el Coloso de Santa Úrsula donde Frankie Oviedo, personalmente, me entregó una medalla y dos trofeos. Como anécdota chistosa: mi papá fue a dejar mis datos para los trofeos y al momento de la entrega, me doy cuenta que uno dice el nombre completo de él y no el mío. Mi papá se equivocó y dio sus datos. Jajajaja.

-¿Quién se lleva el título de: tu máximo ídolo americanista?

-Creo que igual tengo dos candidatos. El primero es el máximo ídolo de este equipo. Pregúntale a quién quieras (aficionado azulcrema) y te contestará: Cuauhtémoc Blanco. Un tipo fuera de serie, un tipo que rifaba; pero un tipo que ganó sólo un título de liga. Ese, contra Tecos en el 2005. Y el otro seria, precisamente un ex jugador de la Universidad Autónoma de Guadalajara: Rubens Sambueza. Él, “Sambu”, ha sido mi máximo ídolo azulcrema y me acuerdo porque Tecos jugaba “el viernes botanero” y era un tipo deslumbrante en todas las partes del campo. Era alguien con carácter y muy participativo. Su único pecado era hacerse expulsar en partidos importantes. Sí, me enojaba; pero alzó muchos títulos con “el ave”.

-¿Dolió más que Tigres les ganara la decimotercera o que Chivas alzara la duodécima?

-No, obvio que Tigres ganara su quinta estrella. Fue un descontrol total el segundo tiempo de la vuelta. Edson Álvarez estaba haciendo historia y ‘Sambu’ echó a perder el partido con su expulsión, luego Jesús Dueñas se levanta para rematar un centro y en los penales Nahuel Guzmán atajó todos (los tres que tiraron las águilas). Digo, a nosotros no nos debe de importar lo que haga Chivas, nos debe de importar nuestro palmarés. Si América no se mete a la final; yo sólo la veo por amor al futbol. Me dolió que Tigres nos ganara.

-¿Qué le espera al Club América en este año?

-Que quede claro: América compite todos los torneos, siempre. Y hablo de verlo, mínimo en la siguiente ronda. Es obligación, para esta institución alzar otra liga más. Están las dos ligas, la CONCACHAMPIONS y sino; la Copa MX. América debe alzar algo este año de nuevo. Llegó Herrera y él sabe cómo darle sentido a todos, para imponerse.

-Tu mejor XI para esta temporada

-Marchesín, Vargas, Aguilera, Valdez, Aguilar, Rodríguez, Uribe, Domínguez, Ibarra, Oribe y Ménez.

-Define al Club América en una palabra

-Grandeza.

Comentarios