El primer tropiezo

Por: / agosto 16, 2018

Estonia nunca recibió un partido tan importante antes del día de ayer. La Súper Copa de la UEFA ha viajado a sedes discretas, pero hermosas para poner en las manos de un equipo: su trofeo. Duelo entre madrileños, para definir al mandón europeo. 

El partido como tal, no fue tan vistoso. Pero el Atlético consumó su venganza al anotarle cuatro dianas a su más odiado rival, y con ello, arrebatarle por fin un título importante a nivel europeo. El gol de Saúl Ñiguez fue una salvajada. No está de más, mencionar que Diego Costa hizo el gol más rápido (49 segundos) en la historia de las finales europeas. Además de cerrar el año perfecto para un elemento que sufrió mucho antes: Antoine Griezmann. El francés ganó la Europa League, la Copa del Mundo y la Súper Copa de la UEFA, fue un gran 2018 para “el gringuito”. Todo le salió al Aleti. Todo. 

La contraparte fue la triste realidad de Lopetegui y compañía. Aunque anotaron en dos ocasiones, los merengues no tienen solidez en su delantera. Karim Benzema ha quedado sólo y será el único responsable de marcar diferencia en los partidos que vengan. Ahí radica la desventaja de no tener a Cristiano Ronaldo o quizá, de haberse acostumbrado tanto a él. 

CR7 resolvía compromisos, marcaba diferencia y brillaba en el campo. Cosa que dudo que hagan tipos como el antes mencionado Benzema o Lucas Vázquez. La nueva esperanza siempre se ha llamado: Marco Asensio. Pero no sabremos si podrá llenar el hueco abismal que dejó Cris. 

Ahora bien, no hay tantas carencias dentro del Real Madrid. Únicamente me evoco a Ronaldo. La portería está, en exceso, bien cubierta. Mismo caso que la defensa y el medio campo. El problema real, está arriba. Porque el día que se le ocurra a Karim fallar, Florentino Pérez empezará a sudar en los duelos que lleguen a perderse. 

Será una temporada larguísima para el actual tricampeón de Europa. Habrá partidos fáciles, la pregunta es: ¿contra qué rival? Porque, hasta Las Palmas podrían sacarle el resultado en un buen día. El Real, en La Liga, ha demostrado que no sabe reponer sus errores. Quizá, entraremos otra vez en esa etapa, donde el club más ganador de Madrid, dejará empolvar sus vitrinas. 

Habrá que ver el descenlace de esta etapa tan difícil y de añoranza total. De consumarse, se abrirá un debate sobre la dependencia que puede tener un sólo equipo por vender a su máxima figura. De eso no hay duda. 

Aprovechando; matrevo a decir que la UEFA Champions League tendrá nuevo campeón. Y muy probablemente, sea un equipo del país con forma de bota, al que se le ha negado ganarla desde hace una década. ¿Por qué? Porque tienen al mejor jugador que pudo jugar ese torneo, dentro de su platilla.

Comentarios