El escenario perfecto: Kiev

Por: / mayo 8, 2018

Una más, sí. Ha llegado una final más de UEFA Champions League. Ucrania dejó de ser visitada y nombrada por los europeos, después de que Iker Casillas alzara la EURO2012 con España. El Estadio Olímpico de Kiev, volvió a ser tomado en cuenta; para albergar una final, más que esplendorosa. La cita, está confirmada.

El campeón, perdón: el bicampeón Real Madrid, llega para seguir haciendo historia. Vencieron al Paris Saint-Germain (campeón de Francia) en octavos, a la Juventus (campeona de Italia) en cuartos y al Bayern Múnich (campeón de Alemania) en semifinales. Por tercer año consecutivo, está en el último partido que ofrece la fabulosa Champions League. Los merengues van por la conquista de su orejona número 13 y con ello, buscar ampliar más su ventaja sobre los demás clubes, en cuanto a títulos en el viejo continente.

Frente a ellos, un equipo histórico en Inglaterra y en el certamen ya antes mencionado: Liverpool, la máquina de Klopp. Sin esperarlo, llegaron puntuales y deslumbrantes. Comandados por el faraón, Mohamed Salah, los pupilos de Jürguen vencieron a rivales respetables y accedieron; después de 11 años, a una nueva final de Champions.

A mi entender, el cuadro rojo debería complicarle más el trámite a su rival, que cualquier otro equipo al que haya enfrentado. El toque y la dinámica de movimiento implementada por su director técnico, hacen de su juego, algo demasiado vistoso y alucinante. Entendiendo, claro, que toda la plantilla titular llegará íntegra al duelo decisivo.

Ojalá y lo de Salah no sea momentáneo. Yo he visto a muchos jugadores que tienen temporadas descomunales y después, se caen. Esa es la diferencia de Messi y Cristiano sobre el resto: ellos dos nunca bajan su rendimiento. Que tienen campañas bajas en productividad, sí; pero nunca he visto, que dejen de jugar a tope. Entonces, puntualizando esto, Mo Salah, deberá ser quién marque la diferencia rápido para el Liverpool. De lo contrario, una ola blanca caerá para arrastrarlos sin piedad.

Ahora: yo no creo que le quiten la corona al rey. Jamás vi -y de verdad he visto cantidad de duelos- a un equipo tan bien diseñado para jugar la UEFA Champions League, como lo es el Real Madrid. Tienen esencia, tienen calidad, tienen lo que ni el mejor equipo del mundo pudo poseer, para llegar a tres finales seguidas de UCL. Eso, simplemente eso. Ya está la fecha: 26 de mayo.

La capital de Ucrania volverá a ser visitada por los ojos del mundo entero (al menos por un día). Vaya partido, demasiada historia y tradición europea en apenas 90 minutos sobre una cancha. De cualquier lado, se abrirán las páginas de un libro para escribir en ellas, nuevamente, un capítulo memorable. La única pregunta para los aficionados es: ¿el campeón o la sorpresa?

Comentarios