Despertó el titán

Por: / junio 7, 2019

Y ahí estaba Dudek, siendo el encargado de atajar el penal más significativo en Estambul. Y ahí estaba Gerard, alzando la ‘orejona’ que soñó desde que era un niño pequeño. Y ahí estaba el Liverpool, remontando un 3-0 en contra y proclamándose campeón de Europa por quinta vez en su historia. Sí, así fue como el 25 de mayo del lejano 2005 quedó escrito con letras doradas en los libros de la maravillosa Liga de Campeones.

Tuvieron que pasar 14 años para volver a ver esa marea roja enloquecida en otro estadio. Para que los hinchas entonasen el You’re Never Walk Alone hasta que sus gargantas sangraran. Para que dos extranjeros anotaran los goles del último partido del torneo y para que el equipo más ganador de Inglaterra; volviera a reclamar su corona.

El Liverpool llegó de un grupo nada sencillo que compartió con el PSG y el Napoli. Se despachó en su casa al Bayern Múnich, masacró al Porto, humilló al Barcelona y finalmente: dejó claro que no hubo un mejor equipo en esta campaña, cuando sonó el silbatazo final en el Wanda Metropolitano. Dos a cero y nada más que señalar, Jordan Henderson levantó con euforia el trofeo más hermoso que se otorga a los clubes europeos.

La final, para nada vistosa, dejó claro que los caballos negros no siempre pueden lograr la hazaña completa. El Tottenham Hospur con Kane, Son, Eriksen, Alli, Vertonghen y compañía: se quedó viendo como otro rival se coronaba frente a ellos. Mauricio Pochettino no tuvo la culpa de nada en absoluto, es más; deberían agradecerle de por vida lo que generó en sus pupilos. Lamentablemente es cierto: nadie recuerda -o recordará- al subcampeón.

Fue muy raro no ver al Real Madrid estar en el podio otro año más. El eterno rey ha cedido su trono a otro que ya se despegó de los que ostentan cinco copas. Las cosas deben cambiar para que el fútbol sea generoso, porque por lo menos sé; que el único torneo que siempre lo es, se llama UCL. Gracias Liverpool por los goles, mínimo eso salvó a Madrid de la tragedia. Y gracias de nuevo, Champions League por brindarnos encuentros fantásticos y momentos inolvidables. Nos vemos el próximo año: en Estambul 2020.

Comentarios