Briseño y Ochoa: protagonistas

Por: / octubre 4, 2019

El Clásico Nacional no me emociona tanto como el de otro países. Veo un Barça v Real Madrid o un Bayern v BVB y desde el comienzo el ambiente es totalmente diferente y hermoso. Vaya, eso visto desde el sillón. No dimensiono lo sorprendente que ha de ser estar allá, hermano.

De por sí nuestro fútbol, que es agridulce, luego suele tornarse monótono y ahora tiende a llamar la atención por otras cuestiones, menos por el simple juego. El pasado sábado sucedió en la cancha del Estadio Azteca con dos acciones más relevantes que el mismo 4-1 del América a las Chivas.

Primero quiero aclarar que no me sorprendió para nada el resultado, viendo a este Guadalajara tan endeble y para nada competitivo en las primeras 11 jornadas. Y luego está el tema de la entrada de Briseño, que realmente analicé horas después de lo acontecido. Mis impresiones fueron:

  1. Considero pertinente el tener que llegar así en una dividida. Al final de todo, el fútbol también es deporte de contacto.
  2. No creo que Briseño haya querido hacerle esa perforación a Gio. Esto, entendiendo el profesionalismo de Antonio y la categoría que carga como futbolista profesional.
  3. Que Ochoa fuera a reclamar es natural y creo que cualquier jugador del mundo, saltaría así por uno de sus compañeros.
  4. El propio portero azulcrema en su intento por defender a Dos Santos, lanza saliva del coraje. Más no escupe con intención. De ser así, Briseño le hubiera reclamado y el mismo silbante lo hubiese expulsado.

Después de estos cuatro puntos, seguirá el debate del supuesto escupitajo. En los siguientes Clásicos será recordardo. Cuando un futbolista le escupa al rival, volverán a poner esas imágenes. Esa escena ya quedó para la historia de nuestra Liga MX, pero sinceramente yo no creo que existió intención alguna. Pese a todas las impresiones arrojadas y la secuencia de fotos que publicó Héctor Vivas.

Nuestro fútbol siempre tan melancólico y voluble. Una vez más, algo manchó uno de los duelos más importantes del torneo. La polémica, la rivalidad y el contexto, se conjuntaron para volver a dar algo de qué hablar. Jornada 12 muy apenas y de verdad, como cada semestre: yo no espero que entendamos lo más mínimo de esto.

Comentarios