528 veces Messi

Por: / enero 23, 2018

Muchos pueden marcar goles, pero pocos logran hacerlo con un solo equipo. El último se llamó: Gerard Müller, un artillero alemán que metió 526 goles con el Bayern Múnich. Y digo último porqué hay un nuevo delantero que, descontó en más ocasiones con un mismo club: Lionel Messi.

El pasado domingo 21 de enero, el Real Betis recibió al Fútbol Club Barcelona en el Benito Villamarín. Un apabullante 0-5 a favor de los blaugranas les brindó un paso más a su favor, en la búsqueda de La Liga. Al minuto 64′ Messi recibió un pase filtrado dentro del área y de primera intención sacó un disparo cruzado. Anotó. Ese gol, fue el antes y el después en la historia. Con ese tanto, superó a Müller como máximo anotador de todas las ligas top en Europa y nuevamente escribió un capítulo más para la posteridad (no le bastó y 16 minutos después marcó su doblete).

Lionel Messi ya se acabó todos los adjetivos calificativos. Ya no sé que más decirle, ya no sé ni como llamarlo. Superó fácil los récords, los hizo pedazos. Lo increíble de esto, es que las personas siguen sin darse cuenta de todo el legado que dejará. Es el máximo anotador de casi todo (en la UCL aún manda Cristiano) y sigue sumando de manera descomunal jornada tras jornada.

El único pecado que tiene: es no poder levantar un título importante con la Argentina. Su oro olímpico y el mundial Sub-20 no han podido llenar el vacío de las finales que ha perdido con su país a nivel Selección Mayor. Pero, tendrá una chance más en el verano. Rusia 2018 puede ser albiceleste. Sin temor a equivocarme, levantando la Copa del Mundo, todos podemos decir que es el mejor futbolista de la historia. Mientras, tengo mis dudas.

Debemos agradecer siempre, por haber vivido en su época. Coincidimos todos nosotros con él y eso, jamás volverá a repetirse. Aún disfrutaremos de este monstruo del fútbol por unos cuantos años. Todavía le falta más por darle al mundo.

No vino de otro planeta, él no es extraterrestre. Nació en Rosario y es argentino. Juega para el Barcelona y se convirtió en leyenda desde hace rato. Mide poco, pero eso jamás le impidió ser un astro del balompié. Una vez más:

¡Qué grande que sos, enano!

Comentarios