EL PARTIDO AÚN NO TERMINA

Por: / Agosto 10, 2017

“– ¿Es de los nuestros o es uno de ellos? –preguntó el soldado sentado junto a la camilla. –No se sabe –le respondió el enfermero tras unos instantes de silencio. –Es de su madre –dijo uno de los soldados que permanecían de pie a un lado. –Ahora ya es de Dios –agregó otro, pasado un rato. Se quitó la gorra y la colgó en el cañón de su fusil.”

(Ryszard Kapuscinski)

Y sin importar el tiempo y el espacio el balón puede rodar. La pasión por patearle permite que las manecillas se detengan, que el aliento se contenga y el alma zarpe al universo donde todo es posible. Incluso imaginar que la guerra ha terminado.

Han transcurrido ya seis años –15 de marzo del 2011– desde el inicio de la guerra en Siria, aunque más allá de la necesidad cronológica del hombre por llevar cuenta de todo, esto pareciera haber ya traspasado el límite de lo que puede ser medido. Por ejemplo, el dolor y sufrimiento, resulta incalculable y sería estúpido el aventurarse a hacerlo.

Llegó el 2010 y con él la llamada Primavera Árabe. Nombrando así a una serie de manifestaciones populares en las que se clamaba por democracia y derechos sociales. El descontento por parte de la población comenzó en Túnez, se extendió a Egipto, para luego pasar por Yemen, le siguieron Bahréin y Libia, terminando –hasta ahora—en Siria.

Resultado de imagen para primavera árabe siria

FOTO: Marcha por la Primavera Árabe VÍA: Olhares al-Árabe – WordPress.com

Sin duda, la falta de crecimiento económico, la inmensa tasa de desempleo (la media más alta de todas las regiones del mundo http://datos.bancomundial.org/indicador/SL.UEM.TOTL.ZS), la corrupción endémica generalizada, las descomunales desigualdades sociales, los Gobiernos despóticos carentes de legitimidad democrática, el trato de súbditos serviles que recibían los ciudadanos, y más propiciaron tales revueltas por parte de la sociedad. A esto se le suma que a finales de 2010 se volvió a producir un repunte histórico de los precios mundiales de los productos alimenticios.

Es así que trascurrieron prácticamente 18 meses entre el inicio de las protestas pacíficas en febrero de 2011 y julio de 2012, momento en que la situación en Siria fue declarada por la Cruz Roja como una guerra civil. A finales de marzo de 2011 un grupo de adolescentes que habían pintado consignas revolucionarias en un muro escolar en la ciudad sureña de Deraa fueron arrestados y torturados por las fuerzas de seguridad. Las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los manifestantes, matando a varios, y esto provocó que muchas más personas salieran a las calles.

El levantamiento se extendió por todo el país, donde se exigía la renuncia de Bashar al-Ásad, Presidente de Siria. La respuesta del Gobierno no fue otra más que la mano dura. De tal forma que para julio de 2011, el número de manifestantes creció y su consigna era la misma.

Resultado de imagen para Bashar al-Ásad

FOTO: Presidente de Siria Bashar al-Ásad VÍA: Peru.com

Ante esto, al-Ásad prometió “aplastar” lo que llamó “terrorismo apoyado por el exterior” y restaurar el control del Estado. Pues para él no pasaba desapercibido que si bien el descontento social podía parecer “natural”, éste también ha sido impulsado en buena medida por el equipo occidental: Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Turquía, Arabia Saudita;  por el otro lado están los que apoyan a Siria: Rusia, China e Irán.

Al tiempo que todo esto sucede, el balón sigue su propio curso como lo hace el mundo. La Liga Premier de Siria existe desde 1966, ésta es dirigida por la organización de la Federación de Fútbol de Siria. Hasta hoy día cuenta con 16 equipos, los cuales buscan alzarse con la corona de campeón tras disputarse 32 encuentros.

Imagen relacionada

  FOTO: Federación de Fútbol de Siria VÍA: WIKIPEDIA

A pesar de los conflictos bélicos dentro del territorio sirio, los partidos han encontrado manera de sobrevivir ante situación tan tensa y los futbolistas así como los aficionados han vislumbrado en el césped un escaparate donde la realidad es mejor. De los 51  torneos que se han disputado a lo largo de la historia de esta liga, solamente en una ocasión se ha visto en la necesidad de ser suspendida, esto sucedió en la temporada 2010-11, cuando las manifestaciones y la represión se intensificaron.

El máximo campeón es el Al-Jaish SC (Damasco), quien cuenta con un total de 15 preseas (1973, 1976, 1979, 1985, 1986, 1998, 1999, 2001, 2002, 2003, 2010, 2013, 2015, 2016, 2017). Recientemente, el Al-Jaish refrendó su título como campeón y se volvió a alzar con la presea obtenida la campaña anterior.

Imagen relacionada

FOTO: Escudo Al-Jaish SC (Damasco) VÍA: WIKIPEDIA

Y así como se tuvo que suspender al menos durante una campaña el futbol profesional, se tuvieron que tomar otras medidas para tratar de combatir la crudeza de una guerra que está carcomiendo la vida de millones. Esto trajo como consecuencia que La Federación en conjunto con el Gobierno dictaminaran que se seguiría jugando futbol, pero no en los 10 estadios de la máxima categoría dispuestos en el territorio del país. Es así que desde hace cinco años el Estadio Abbasiyyin de Damasco, capital de Siria y el Latakia Sports City Stadium de la ciudad de Latakia son los dos únicos escenarios donde se disputan los juegos de liga.

Sin embargo, el inicio de este 2017 trajo consigo un poco de aliento para las almas maltrechas por la ola de violencia que les ha azotado. Por vez primera desde hace cinco años, un partido oficial de la Liga Siria se jugó en otra ciudad que las ya previstas por la Federación y el Gobierno. Alepo sirvió de escenario para reencontrar a los hinchas con su pasión; ciudad que fue recuperada por las tropas sirias con el apoyo de Rusia en diciembre del año pasado, y que –como muchas otras ciudades—ha sido destruida casi por completo. El encuentro enfrentó por la jornada seis del campeonato nacional a Al-Horriya y a Al-Ittihad, partido más que especial, pues ambos clubes pertenecen a Alepo. El marcador final ostentó un 2-1 favoreciendo a Al-Ittihad. Las gradas se encontraban custodiadas por el ejército nacional, el estadio mostraba los vestigios de una guerra que no se acaba y el campo se encontraba vacío, árido, a la espera de los pasos que le dieran color y vida, pero esto poco le importó a los aficionados que ahí asistieron, quienes por esta ocasión gritaron y apretaron sus puños, oraron: no por miedo sino por pasión.

Resultado de imagen para juego de futbol en alepo

FOTO: Partido de Al-Horriya vs a Al-Ittihad VÍA: HERALDO

Por otro lado, el exilio ha sido la consecuencia para la selección nacional siria. Disputaron su último partido ante su gente en diciembre del 2010, en un encuentro amistoso ante Irak, mismo que terminó perdiendo por un gol. Desde entonces, juegan como locales en Omán, Singapur y Qatar. Aunque esto no ha mermado la pasión dentro del césped para que los seleccionados se encuentren con grandes posibilidades de acceder por vez primera a un Mundial y así llegar a Rusia 2018. Actualmente ocupan la segunda posición en su grupo clasificatorio, con 8 Partidos jugados, 6 Ganados, 0 Empatados y 2 Perdidos; con un total de 18 puntos obtenidos, 4 menos que el líder Japón.

Al respecto, el periodista y consultor internacional James M. Dorsey escribió el 2016 en su blog El Turbulento Mundo de Medio Oriente en el Futbol: “Eso es una hazaña notable, para un equipo muy controlado y donde muchos habitantes creen que representa al gobierno, en lugar de a la nación. Siria se dividió de manera efectiva en feudos. A la selección le ha ido bien en el futbol internacional, lo que permite que el Gobierno de Bashar al-Ásad se proyecte bien, de una forma diferente y no siempre con imágenes de violencia, armas y atrocidades. También, con el futbol, el Gobierno proyecta un sentido de que la vida continúa normalmente en esas partes de Siria que controla”.

Resultado de imagen para selección de siria

FOTO: Selección de Siria 2017 VÍA: El espectador

De acuerdo a cifras otorgadas por el diario El País, hasta marzo de este año, el 50% de las infraestructuras del país han sido destruidas. La factura económica de la guerra supera los 170.000 millones de euros. La producción diaria de barriles de petróleo se ha reducido de 385.000 diarios en 2010 a 8.000 diarios en 2017.

Y entre 320, 000 y 450, 000 personas han perdido la vida y 1,5 millones han resultado heridas durante los seis años de guerra en Siria. Un tercio de las víctimas mortales son civiles. Al menos 652 niños fueron asesinados en 2016, 255 de ellos cerca de una escuela. Otros 850 fueron reclutados para luchar en el conflicto.

La guerra ha provocado cinco millones de refugiados y entre seis y ocho millones de desplazados internos. Turquía, con 2,7 millones de refugiados, es el principal país de acogida. La Unión Europea ha dado refugio al 3,5% de los 160.000 refugiados que acordó acoger en 2016.

Resultado de imagen para guerra en siria

FOTO: Niño en Alepo VÍA: CNN en Español

El desierto sirio –afortunada o desafortunadamente—represente un punto estratégico de suma importancia, pues en él se encuentra 1/3 de las reservas de petróleo a nivel mundial, así como de gas natural. Es decir, el desierto es una gran cosecha de hidrocarburos. A esto hay que añadir que Siria es el punto de contacto entre Oriente y Occidente (su desierto limita al oeste con el valle de Orontes, y su frontera en el este es el Éufrates).

Resultado de imagen para siria y los hidrocarburos

Por esto es que no resulta casual que Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Turquía, Arabia Saudita, Rusia, China e Irán hayan dispuesto de Siria como si de un campo de futbol se tratase y lo dividieran. El equipo de los rebeldes y por el otro quienes apoyan al Gobierno. “Al final del día sabemos las cosas que pasan en Siria. Seas cristiano, judío, musulmán o de cualquier sector del Islam, somos todos una gran familia, todos jugamos por un equipo, por un país. Nosotros jugamos por nuestro país, esperamos que vuelva a ser lo que era. Lo mejor que podemos hacer es unir a la gente de Siria”. Es así como se pronunció en una entrevista en marzo de este año el mediocampista y capitán del equipo Nejmeh SC, Abdelrazaq Al-Hussain. El país que obtuviera su Independencia el 24 de octubre de 1945, tras liberarse del yugo de Gran Bretaña y Francia, de nueva cuenta se enfrenta a los intereses de unos cuantos, que parecieran estar por encima del bienestar de toda una nación

Mucho se ha criticado el que el futbol profesional siga en un país donde hay cosas más importantes, cierto. También se ha dicho que el Gobierno utiliza el futbol como mediación de unidad social para controlar al pueblo, puede que así sea. Ante esto resulta más que penoso que se utilice el balompié como estandarte blanco que con cada instante que transcurre se mancha de sangre.

Al final, quienes lo ven y lo practican sienten un alivio que por unos minutos los sumerge en una realidad que es aún mejor y la cual puede darles esperanzas donde ya no hay nada. Porque el balón seguirá rodando mientras no se escuche el silbatazo final; correr sin importar el cansancio, gritar a pesar del estruendo de los cañones, soñar, por ejemplo, que el partido aún no termina pero la guerra sí.

Comentarios